miércoles, 16 de noviembre de 2022

noviembre 23, 2009


 




Metabolismo cromático del Cosmos 1ª parte.


Un posible funcionamiento del universo desde el punto de vista estético no científico.


VERSIÓN EN CASTELLANO (1a PARTE)


«Hay poca relación -me dijo
-, entre vuestros sentidos y la explicación de estos misterios. Os imagináis que lo que no podéis entender es espiritual o no existe en absoluto, pero esta conclusión es falsa y la prueba de que hay en el universo un millón de cosas que, para ser conocidas, necesitarían que vosotros tuvieseis un millón de órganos totalmente distintos.»

Fragmento de «Viaje a la luna»  de  Cyrano de Bergerac.

¿Porqué hemos de partir siempre de una partícula para buscar el origen del universo?

Que la física de partículas sea una consecuencia del universo ello no incumbe que sea también la posible causa.

¿Acaso el origen de dicha consecuencia no podría tratarse de un estado totalmente ajeno a lo que se postula en la física cuántica?

¿No estaría de menos analizar otras sensaciones que podamos percibir en nuestro entorno?

Einstein decía que el razonamiento es limitado y que  la imaginación abarca  el mundo entero.

Razonar o comprender: he aquí la cuestión.

CROMACOSMOS: 1º parte

TEORÍA DE LA RELACIÓN CROMÁTICA:

Resumen completo a modo de PRÓLOGO:

¿Y si fuera un metabolismo cromático el que activara el engranaje del universo?
Si no viéramos realmente nada, no veríamos ni la propia oscuridad.
Cuando miro el universo por la noche veo un fondo negro, salpicado por unos puntitos blancos que contrastan con dicho fondo.
El negro por naturaleza es absorbente, el blanco emanante, o sea que son opuestos, y sin embargo se complementan, es como si uno diera razón de ser al otro.
¿Y si el cosmos funcionara igual?
Un negro absorbente de forma indefinida e ilimitada contra unos puntitos blancos emanantes con formas definidas y limitadas.
Si lo emanante poco a poco se agota (todas las estrellas tienen una vida limitada), como consecuencia el fondo negro es cada vez más oscuro, su tonalidad es más intensa y debido a ello su absorción aumenta.
Si todo lo que se consume es limitado, la oscuridad se impondría tarde o temprano.
El tono negro de la oscuridad, al ser cada vez más intenso, su absorción aumenta proporcionalmente: en consecuencia las galaxias se separan cada vez más rápidamente.
Los fotones cada vez más difuminados producto de las formas emanantes ya consumidas, están limitados a una velocidad límite: la de la luz.
La absorción oscura podría superar la velocidad de la luz, la relatividad no la afecta ya que esta absorción no depende de la materia ni de la energía sino de su propio cromatismo, o mejor dicho por la intensidad de su tono oscuro.
¿Sería una fuerza producida por su propio contraste cromático de absorción frente a otra totalmente opuesta de emanación?.  Como consecuencia, todas las correlaciones siguientes que pertenecen a cada uno, también han de ser contrarias.
Un fotón emanante con velocidad limitada ha de ser de efectos contrarios al fondo que lo absorbe; como opuesto la absorción no ha de tener límite de velocidad.
Si el fondo es más rápido que el fotón la luz que emite no se propaga, ya que correría más lenta, se emitiría pero no se propagaría. A partir de aquí en el universo se impondría la oscuridad.
Pero un fondo oscuro por el mero hecho de ser oscuro no puede dejar de absorberse respecto a si mismo, las galaxias se expanden debido a su absorción, no porque ellas se muevan.
La absorción cromática ha de poseer un tono, matiz e intensidad y como consecuencia también una saturación.
Si el fondo negro oscuro llegara a saturarse, es decir que no admitiera mas  color debido a una intensidad muy elevada de su propia oscuridad ¿Qué pasaría con la absorción sobrante?
¿Podría producirse una presión de la saturación contra la absorción?
Toda presión genera calor. Un fondo oscuro ilimitado con tonalidad negra saturada, donde reina un frío sino casi absoluto, produciría una presión contra su propia absorción, ¿condensaría la temperatura reactivándose en calor?.
Sería un Big-Bang en todo el espacio y no en un punto del espacio, ¿porqué ha de explotar en un punto del espacio cuando se tiene todo un espacio para hacerlo?.
Debido a este proceso el universo puede depurarse contra la entropía o esparcimiento de la materia limitada, al enfrentarse contra su propio contraste, este espacio infinito e ilimitado y que mejor representado que su propia oscuridad.
La oscuridad se manifiesta ante nosotros sin gastar energía, pagamos recibo de luz pero no de oscuridad, sino consume no gasta como consecuencia de ello podría pervivir en el universo como un estado de eternidad constante.
En un cuarto oscuro perdemos la noción de la forma, prueben de darle un volumen a la oscuridad: el resultado es infinito.
El universo se compone de dos partes, opuestas y complementadas: una como estado infinito e ilimitado una oscuridad absorbente repulsiva a la gravedad, y otra emanante con elementos finitos y limitados, materia-energía afectada por la gravedad.
El hecho de depurarse respeta la 2º ley de la termodinámica ya que no es lo mismo  que destruirse.
Aparte de las fuerza fundamentales que rigen el cosmos, resolveríamos muchas dudas si tuviéramos en cuenta la fuerza del contraste cromático que se produce en él. La gravedad podría ser consecuencia de dicha absorción cromática.
El color es independiente de la materia y de la energía. Es tono, intensidad y saturación. Es cromatismo.
Esta teoría es válida si se admitiera que el color fuera independiente del cerebro y no una sensación creada dentro él.
La evolución no admite creaciones.
 
¿A caso no sería egocéntrico decir que el color es solo una creación exclusiva del cerebro? Al igual que la materia, la energía y el vacío, ¿por qué no puede formar parte del patrimonio universal? Actuando en consecuencia no sólo para nosotros, sino para el universo entero.
 

APROXIMACIÓN AL FUNCIONAMIENTO O METABOLISMO COSMOLÓGICO MEDIANTE LOS  ESTADOS CROMÁTICOS OPUESTOS.

SEGUIDO DE LA EXPLICACIÓN DE UN BIG-BANG CÍCLICO MEDIANTE UN SISTEMA DE ABSORCIÓN  Y EMANACIÓN DE DICHOS TONOS CROMÁTICOS.

COLOR Y OBSERVADOR

El hecho de que el color aparezca ante nosotros como una sensación responde simplemente a un sistema o método para manifestarse éste ante la visión. Dicho de otro modo, una cosa es el color y otra la sensación de verlo.
El color es un hecho en sí mismo ya que podría actuar independientemente respecto al observador. Si para percibirlo se hace necesario concebirlo como una realidad o una ilusión, eso responde a un problema nuestro, no del color. El color como ESTÍMULO, se produce desde el EXTERIOR hacia el cerebro, la función INTERIOR del cerebro es PERCIBIRLO, no «CREARLO».

Respecto a ello y para evitar un máximo de controversias quisiera hacer un comentario como ejemplo; sobre una especie de «Analogía de la ensalada»:

Imaginemos un campo en el que hay desparramados tomates, lechugas, zanahorias, rábanos… ahora imaginemos a la primera persona que se le ocurre juntar todos estos elementos en un recipiente y alimentarse más cómodamente sin moverse, en vez de comérselos andando por todo el campo; debido a ello al juntarlos ha inventado la ensalada. Con el tiempo van pasando generaciones que van reconstruyendo la ensalada de una manera cada vez más apetitosa y mejor condimentada, hasta llegar al máximo chef en artes culinarias que combina los elementos re-reconstruyéndolos hasta el máximo exponente del paladar. Fíjense que todo este alarde de creatividad i sensibilidad, se ha formado a base de construir y reconstruir de una manera cada vez más refinada dicha ensalada, similar a una estalactita que poco a poco a ido cogiendo mejor forma.

Toda producción o creación no deja de ser una reconstrucción de combinar una serie de elementos ya establecidos, observamos que la ensalada ANTES DE SER INVENTADA YA EXISTÍA la única diferencia es que sus elementos en vez de estar juntos, antes estaban separados, veíamos los elementos pero  no los concebíamos como tal ensalada.

Los elementos de la ensalada, serían los estímulos que recibe el cerebro y toda su producción o creatividad no deja de ser una reconstrucción a base de re-combinar sobre lo que se ha construido con los elementos de esta ensalada. Antes de concebirlo como ensalada, percibíamos los elementos pero no juntos en forma de dicha ensalada. Ello quiere decir que estos ya existían, los estímulos ya estaban allí antes de dejarse ver, el problema es del cerebro ya que para adaptarse y poder sobrevivir o perdurar en la realidad de su entorno, intenta percibirlo tal como es, éste no podría sobrevivir si creara, inventara o construyera una realidad, en parte o totalmente distinta a ella.

Lo mismo ocurre con el color, el está allí, para dejarse ver, el esfuerzo es del cerebro para visualizarlo. Que dos  o más observadores vean el mismo color indistintamente, es un problema de ellos no del color. Si revisáramos la calidad visual de cada uno de ellos y el punto desde donde observan, se apreciarán diferencias fisiológicas (calidad de visión). Además de diferencias físicas (situación, distancias, luminosidad etc.).

El cerebro construye a partir de estímulos externos, ya que sin ellos no podría interactuar. Para ello precisa de foto-recibir mediante la vista los estímulos cromáticos que se producen desde el exterior, estos transmiten la información externa por los conductos neuronales; estos conducen la energía transmisora excitada en forma de impulsos eléctricos, llevando y propagando la información, hasta la corteza visual donde se acumula. Se procesa en forma de pantalla tridimensional, ordenando y situando los determinados tonos cromáticos según la dirección, situación o distancia en que han sido percibidos los estímulos cromáticos. Teniendo en cuenta que en el cerebro se transmiten millones de bits, llegando a la corteza visual tan solo unos cientos, ello no implica que la percepción desvirtúe la realidad. El hecho de que lleguen menos bits respecto a la cantidad total de estímulos externos se debe a una carencia física del observador o bien a un problema de evolución. No por ello recreará una realidad totalmente desvinculada de la existente. Hay que tener en cuenta que toda la naturaleza evoluciona en base a su imperfección, ya que si fuera perfecta, no tendría necesidad de evolucionar. Lo mismo sucede con el cerebro, ya que se encuentra implicado en dicha evolución. La evolución ni crea ni inventa, sino que  se reconstruye a base de combinar  los elementos  partiendo sobre bases ya establecidas por azares o circunstancias de dichas combinaciones. Toda producción  no deja de ser una reconstrucción sobre elementos ya construidos o establecidos en dichas situaciones.

EL COLOR NO ES LUZ NI OSCURIDAD, NO ES MATERIA NI ENERGIA, NO PERTENECE NI AL LLENO NI AL VACÍO. Aunque se transmite y se interrelaciona en y por todos ellos, el color es CROMATISMO, ello quiere decir que actúa como un ESTADO INDEPENDIENTE respecto a los mismos. LA BASE CROMÁTICA se caracteriza no por tener materia o energía, sino por tener un TONO, un MATIZ, una INTENSIDAD y una posible SATURACIÓN propia, que afectan directamente al color independientemente de la materia y del vacío.

El color se caracteriza por conllevar dos tonos cuyas emisiones se propagan en condiciones extremas, contrarias e inversamente opuestas, se caracterizan en que cuando más extremas son, mejor interaccionan y mejor se complementan mutuamente: uno es absorbente relacionado con el tándem negrura-oscuridad y otro es de emanación relacionado con la blancura-luminosidad; estos TONOS EXTREMOS son los causantes de las variantes de INTENSIDAD  y de las diferencias de CONTRASTES entre ellos dos, repercutiendo además entre los tonos intermedios comprendidos entre el blanco y el negro, tanto cromáticos, como acromáticos.

Los estímulos cromáticos se caracterizan porqué llegan al cerebro mediante los fotones si son emanantes o con carencia de ellos si son absorbentes, de ello depende de que nos lleguen los tonos claros y los oscuros, es decir los fotones transmiten los colores claros y la ausencia de ellos transmiten los colores oscuros. Un fotón no es un color pero sí el medio de transporte de los colores claros y luminosos, así como la ausencia de fotones permite la transmisión de los colores oscuros.

El sentido de la visión puede captar el color según la posición del observador, en situaciones o circunstancias diversas definidas por factores como la climatología, determinadas distancias y luminosidades concretas, pudiendo descubrir constantemente así infinitas tonalidades. El hecho de que utilicemos el cerebro y la visión para percibir el color ilustra una función que pertenece a nuestro metabolismo para detectarlo, no para inventarlo. El color se percibe visualmente, es decir se deja ver ante nosotros gracias a su propio metabolismo. Éste se detecta al interaccionar la claridad y la oscuridad con el vacío y con la materia y también con la energía que se desprende de ella (los tonos que producen los infrarrojos, ultravioletas, luz blanca etc.).

Nosotros utilizamos nuestro sistema para ver el color, mientras éste utiliza el suyo para dejarse ver. Si el observador necesita el cerebro y la visión para ver el color es un problema suyo, no del color.
Si no hay visión no hay color para un observador en concreto, pero el arco Iris, por ejemplo, seguirá saliendo aunque este observador haya dejado de existir. Eso se debe a que la interacción claridad-oscuridad con su entorno sigue procesándose, llevándose a cabo.
El hecho de ver un color concreto aunque no siempre veamos los mismos, es fruto de poder estar en un momento dado y en una situación dada de nuestra existencia ante ese color. Percibimos el resultado cromático de su proceso mediante el cerebro y la visión, pero el funcionamiento de este proceso es independiente  del metabolismo  del observador.
La visión que percibe el color y el color en sí, aunque tengan una relación, son sistemas totalmente distintos.

EL CEREBRO Y LA VISIÓN =  proceso metabólico de la fisiología del observador
INTENSIDAD LUMINOSA =  proceso interaccional de la materia con la temperatura
PERCEPCIÓN DEL COLOR =   proceso de contrastes de absorción y emanación cromáticas.

COLOR Y COSMOS

Si declaráramos el color como un estado independiente del observador podríamos deducir de él otras cualidades más allá de la de ser un mero efecto o ilusión cromática para diferenciar las formas de los fondos. De hecho aunque el color esté establecido hasta ahora como un producto o creación del cerebro, dicha circunstancia no nos impide buscar una relación directa o indirecta, respecto a un posible engranaje o funcionamiento de un UNIVERSO  visto desde un punto de vista CROMÁTICO.

Percibir y relacionar  sus cualidades de TONO, INTENSIDAD Y SATURACIÓN en la repercusión que puedan tener con su entorno, las consecuencias que se producirían en el color al actuar este como una fuerza de CONTRASTES cuando se encuentra con un tono OPUESTO, y su influencia con la materia y el vacío que se produce en el espacio cosmológico. Así como también de relacionar el color con la forma atendiendo a lo LIMITADO y a lo INFINITO.

Nos podríamos plantear que la expansión de la ENERGÍA OSCURA del universo fuera debida a una CAUSA CROMÁTICA y su aceleración, al aumento de INTENSIDAD DEL TONO DE SU OSCURIDAD ABSORBENTE. Plantearíamos también que las galaxias no se distancian por sí solas, sino que podría ser una especie de ABSORCIÓN EXPANSIVA la que las separa. Y ¿ cómo se produce esta absorción expansiva?
Hemos definido que la emisión absorbente, se diferencia de una emisión emisora, ya que la primera se muestra en los tonos OSCUROS y la segunda con los tonos CLAROS, actuando ambas como ESTADOS OPUESTOS, y por ello COMPLEMENTÁNDOSE respectivamente gracias a su contraste.

ESTADO OPUESTOS

1)  CLARIDAD = la propagación emanante y luminosa en los espacios llenos de luz.

La materia así como la energía, en su funcionamiento cosmológico, funcionan expandiéndose como ELEMENTOS  LIMITADOS debido a que tienen un principio o inicio (nacimiento de estrellas o galaxias).
Es decir: todo empieza con el nacimiento de un foco o punto de ignición, hasta su total agotamiento térmico. la energía aunque se propague eternamente, su foco inicial llega un momento en que se agota dejando de emitir, además su desplazamiento energético (fotones) al igual que la materia puede estar supeditado por ALTERACCIONES  GRAVITATORIAS (curvatura de la luz), que pueden llegar a frenar su velocidad, añadiendo además que la velocidad de la luz, también es limitada al propagarse en un vacío sin fuerzas que interactúen.
La materia al contraerse por la fuerza de atracción de la densidad de la masa, aumenta su energía y temperatura, según su potencial gravitatorio. El calor cuando emite luz produce la emisión de los colores tanto cromáticos como acromáticos y este proceso para el observador, permite diferenciar mediante el contraste luminoso los colores absorbentes oscuros de los emisores claros.

2) OSCURIDAD = la propagación absorbente y no luminosa en los espacios carentes de luz.

Tanto en el vacío como en la materia que ocupa el espacio cosmológico, se produce a su alrededor, una expansión absorbente de una manera ILIMITADA, que carece de un comienzo o inicio, además de una aceleración sin límite de velocidad expansiva cada vez más acelerada.

Es decir: carece de punto de inicio, ya que la energía emisora llega a un límite en el cual deja de producir por desgaste, mientras que la energía absorbente aun y conteniendo variaciones de intensidad mantiene constante su capacidad de absorción: pagamos el esfuerzo de la luz, en cambio la oscuridad nos sale gratis, nadie paga recibo por el esfuerzo de estar a oscuras. Encendemos la luz o apagamos la luz, pero nadie apaga la oscuridad o enciende la oscuridad. Es decir, se trata más bien de un ESTADO que absorbe energía, pero que no tiene necesidad de consumirla, ya que si no consume quiere decir que no gasta. Tiene todo los requisitos para funcionar como un estado ilimitado e infinito y porqué no, como un estado eterno y constante.

UN BIG-BANG CROMÁTICO

– El proceso de EXPANSIÓN ACELERADA aumenta con la fuerza de repulsión de la anti-gravedad de su espacio sin masa.

Dicha repulsión se activaría gracias a la INTENSIDAD DE SU OSCURIDAD ABSORBENTE, que ocupa el resto del espacio por donde se emite todo lo emisor. CUANTO MÁS OSCURO más INTENSA ES LA ABSORCIÓN. Debido a ello aumenta su VELOCIDAD EXPANSIVA en consecuencia su INTENSIDAD DE TONO se acerca más a una posible SATURACIÓN. A la larga tendría que provocar un conflicto con su propia ABSORCIÓN, ya que un tono oscuro será más o menos intenso pero por EL HECHO DE SER OSCURO NUNCA PUEDE DEJAR DE ABSORBER en relación a sí mismo y a todo lo que encuentra en su entorno. Es decir si un tono oscuro saturado, no admite más intensidad de color pero por el mero hecho de ser oscuro no puede dejar de absorber. ¿Qué pasaría con la intensidad sobrante?

Un estado luminoso emite fotones limitados en su velocidad de propagación por el espacio. Debido a ello, aunque se propaguen eternamente, siempre se encontrarán con un fondo oscuro que cubrir. Por el contrario, la intensidad oscura como un estado sin luz, si se ha de complementar como ESTADO OPUESTO, tiene que carecer de dicho límite, si no, no sería un estado realmente opuesto y no podrían complementarse, siendo ello similar a la complementación en las partículas de distinta carga, ya que si son de igual carga se repelen, se sumarían potencialmente pero no habría interacción de efectos contrarios.

La velocidad expansiva de la absorción oscura, al carecer de contracción gravitatoria, como estado opuesto, podría superar sin límites a la velocidad emisora de la luz; la velocidad de absorción contendría a la luz, produciendo la retención si no de su velocidad, sí de su propagación. Es decir la luz se emitiría, pero no se propagaría, ya que en el momento en que la propagación absorbente de su fondo oscuro fuera más rápida que ella, la luz nunca llegaría a cubrir su entorno, ya que este se le adelantaría. Dicho de otra forma, en el momento en que un fotón se desplaza emitiéndose con un tope límite en su velocidad de expansión, no llegando a ninguna parte. Ello se debe a que la oscuridad absorbente se le adelanta, ya que la velocidad de expansión  podría llegar a ser mucho mayor que la velocidad de la luz.

Hay que tener en cuenta que la energía emisora, está limitado a los 300.000 km./seg. Cuando su entorno llega a ser más rápido que la luz, se limitan la emisiones de los colores claros y emisores tanto cromáticos como acromáticos, favoreciendo la expansión de los tonos oscuros y por ello de los colores absorbentes, prevaleciendo así la oscuridad sobre la luz. (en el fin del universo emisor, las estrellas se apagan  y, aunque los fotones se desplacen eternamente y emitan luz, ésta no se propaga, ya que como hemos comentado su entorno oscuro absorbente  en expansión, puede llegar a ser mucho más rápido que ella, de que nos sirve correr si nuestro entorno, es mucho más rápido que nosotros.
A más intensidad oscura, más absorción y menos emisión. El calor aunque se desplace, se propaga menos y en contrapartida el frío se acerca más a lo absoluto.

Ahora bien si la EXPANSIÓN SE ACELERA, debido al AUMENTO en la INTENSIDAD CROMÁTICA de su TONALIDAD OSCURA Y ABSORBENTE, se podría llegar a dar el caso de que un espacio de negrura casi absoluta, como hemos expuesto, llegara a SATURARSE. Pero por el mero hecho de ser oscuro, no puede dejar  de absorber. Con ello la circunstancia de saturación podría generar un conflicto con su propia intensidad absorbente, pues un ESTADO ABSORBENTE SATURADO NO ADMITIRÍA MAS INTENSIDAD DE TONO.

Pero podría llegar a ocurrir que mediante una PRESIÓN de su intensidad tonal saturada contra su propia absorción llegara a alterar la fría, baja y casi absoluta temperatura que rodea una oscuridad prácticamente total, sin ningún indicio de calor. Si partimos de la base de que TODA PRESIÓN POR SISTEMA GENERA  ENERGÍA y como consecuencia calor, la presión que se produciría en un tono oscuro entre la absorción y la saturación no sería una excepción a esta norma, rompería dicha saturación y por ello se rebajaría la intensidad cromática de absorción, con lo que se condensaría el frío absoluto, PRODUCIENDO ENERGÍA EMANATIVA Y CALOR.

Dicho sistema sería un PROCESO DE DEPURACIÓN  que sin alterar la 2ª ley de la termodinámica, ya que depurar no es lo mismo que destruir, se regeneraría el desgaste de la materia y la energía, reactivándose todo el proceso degenerativo y entrópico de toda la materia emitida, ya que dicho proceso viene determinado por el hecho de tener un origen y final. Es decir, es limitado a diferencia de la absorción que, saturada o no, siempre es constante y por tanto es ILIMITADA. Como ya hemos comentado, por mucho que la luz se desplace, nunca terminaría de cubrir toda la oscuridad que encuentra a su alrededor, se empacharía eternamente de oscuridad pero nunca podrá comérsela toda.

La emisión emanante que se produce en los estados con luz: los tonos saturados, tirando a claro y más o menos luminoso se emiten sin llegar a ningún conflicto y por ello, no hay interferencias de presión en el tándem (saturación-emanación). Ya que todo color luminoso se propaga fuera de sí mismo. Cuanto más intenso es más color desprende, aunque quisiera llegar a un posible conflicto con su propia presión de una manera opuesta a la absorción, al ser un estado que depende de la luz, está limitado por ella, es decir tarde o temprano se le impondrá la oscuridad . Su intensidad luminosa terminará agotándose sus tonos saturados o no serán absorbidos por la oscuridad.

A diferencia de un tono oscuro, el tándem (saturación-absorción) sí produce conflicto en su presión ya que se propaga hacia sí mismo. Imaginemos que la cavidad pulmonar es el fondo absorbente: cuando se absorbe el aire los pulmones se expanden, llegando a un momento en que ya  no admiten más aire. Entonces se saturan y, a partir de aquí, expulsan todo el aire almacenado. El  fondo oscuro cosmológico saturado  cumple el mismo proceso pero su caja torácica, a diferencia de nuestra cavidad pulmonar, vista desde una perspectiva tridimensional su forma es indefinida, infinita e ilimitada.

LA FUERZA DEL CONTRASTE

Toda la energía de emisión emanante es decir la que se desprende mediante el calor, se PROPAGA EN CONTRACCIÓN debido a la gravedad que conlleva y que le afecta; ya que toda energía no deja ser un residuo de la materia excitada mediante el calor por la contracción gravitatoria. Esta contracción permite que su emisión expansiva, al producirse un tope en su velocidad, se limite respecto a la emisión absorbente ya que esta no está supeditada a la contracción gravitatoria, haciendo que su velocidad  (a más intensidad de oscuridad, más velocidad de absorción)  sí que sea ILIMITADA.

Todo ello conllevaría una FUERZA DE CONTRASTES tanto físicos (lleno – vacío) como cromáticos (blanco – negro), ya que al encontrarse dos estados opuestos, como hemos comentado anteriormente, estos pueden complementarse, porqué si éstos fueran iguales se sumarían y no se complementarían ya que los dos actuarían de la misma forma. Habría más cantidad  añadida pero no interacción de contrastes. Si son opuestos, uno se justifica respecto al otro en su razón de ser, ya que esta diferencia permite que interactúen de una manera inversa y con un funcionamiento totalmente contrario. Esta diferencia de contrastes justificaría la existencia de un sistema depurativo de absorción y emanación en la simbiosis evolutiva de la vida, gracias a que existe una relación contraria y asimétrica entre una parte finita del universo y otra parte infinita.

Un estado totalmente opuesto ha de conllevar que la expansión emanante SE PROPAGUE CON O EN CONTRACCIÓN o en disminución. Por el contrario la expansión absorbente SE PROPAGA CON O EN DILATACIÓN  o en aumentación.

En lo referente a lo cromático, se supondría que la absorción expansiva INTENSIFICA su tonalidad oscura a medida que aumenta la saturación. Ello provocaría que la dilatación cromática del vacío oscuro sea cada vez más acelerada y por ello las galaxias y cúmulos de galaxias se alejen cada vez más.
Si la absorción expansiva mueve todo lo emanante, pudiera darse el caso que en un futuro la humanidad viajara por el espacio a velocidades superiores a luz sin sentir la aceleración en sus cuerpos ya que sería el entorno quien se desplazaría y no nosotros mismos. Una cosa es que nos desplazáramos como en una especie de burbuja absorbente y otra por nuestra propia inercia emisora intensificando nuestra propia gravedad. La presión gravitatoria sería tan fuerte que no respetaría la forma de nuestros cuerpos, en cambio tal vez sí dentro de una burbuja absorbente, ya que la presión de la gravedad, sería totalmente  contraria o repulsiva

Tanto las galaxias como los cúmulos de ellas, se expanden no porque el espacio o el vacío se agranden en su extensión, puesto que tanto el vacío como el espacio que ocupan todo el universo son estados estáticos e inertes. Lo que se expande en sí es la tonalidad oscura que debido a su propia absorción se INTENSIFICA cromáticamente y de una forma cada vez más acelerada, hasta llegar al punto de saturación que al entrar en conflicto con su propia absorción, podría producir una presión aumentando la temperatura y con ello reproducir emisiones expansivas.
Mientras se produce este proceso, en zonas locales o más oscuras, a las cuales llega poca luz, la expansión podría ser más acelerada que en las zonas iluminadas. Las fuerzas opuestas de contrastes de intensidad cromáticas, nos podrían dar a entender que el Universo puede ser CÍCLICO sin ser a la vez homogéneo…

Indagamos en la fuerzas emisoras entre ellas las que producen luz y claridad, pero poco en la fuerza  absorbente que proviene de la oscuridad.  Una posible FUERZA DE CONTRASTE CROMÁTICO-COSMOLÓGICO, quizás fuera el camino.

Nota :

En el artículo publicado por Lineweaaver, Ch. H, y Davis, T.M.: “Las paradojas de la gran explosión” (revista Investigación y ciencia, nº 344, Barcelona, 2005, Prensa Científica, págs.7-19), se habla de velocidades de expansión superiores a la luz y de un Big-bang a partir de todo el espacio, y no en un punto del espacio.

APUNTES EXPERIMENTALES

Indicios de la independencia del color:

Muchos años mezclando colores me ha dado que pensar:

¿Porqué detrás de un color en una forma limitada siempre encuentro otro color de fondo?

¿Porqué en toda transparencia siempre encuentro un color de fondo que la delimita?

¿Porqué puedo concebir un color con sin formas definidas; pero nunca una forma sea o no definida, sin color?

La respuesta a todo ello:

¿Es porqué el color se antepone a la forma?

Es decir las formas no existirían sin el contraste de los colores.

Si ello fuera cierto entonces en la evolución natural ¿la forma sería una consecuencia del color?.

Es decir forma y fondo son recíprocos pero tanto uno como el otro tendrían razón de ser y de existir gracias al color. El color puede prescindir de formas definidas; la forma no puede prescindir del color.

1/ El observador puede percibir un color sin forma definida, pero nunca una forma sin color, tanto
en la realidad como en la imaginación visual. Intenten hacer el ejercicio. La percepción no nos
permite  visualizar una forma sin color, incluso todo estado transparente conlleva un color de fondo
que lo limita cromáticamente.
La transparencia, por muy nítida que sea, siempre tendrá un tono más oscuro o más claro  que
se anteponga como fondo. Tanto si concebimos una transparencia limitada como ilimitada, la percepción no nos permite visualizarla sin un color de fondo. Ejem. si si miramos a través de un vaso veremos el color del fondo de la pared, si miramos hacia al cielo en un día claro y nítido dicha transparencia estará delimitada por un color de fondo que nos la delimita cromáticamente. Intenten ver una transparencia sin un color de fondo nuestra percepción no nos lo permite por mucha transparencia que halla en nuestro alrededor.

2/ Los ropa oscura es propensa para el frío, ya que absorbe más calor.

3/ Un mismo foco de luz propagado en un cuarto blanco produce más luminosidad que propagado
en un idéntico cuarto negro.

4/ La fuerza de contrastes de absorción y emanación en los ejercicios de percepción visual de “LA
INTERACCIÓN DEL COLOR” de Josef Albers, por ejemplo.

5/ La misteriosa relación de la forma con la infinitud comentada en “El pensamiento visual” de
Rudolf Arnheim, podría referirse perfectamente al color.

ESQUEMA:

Estados opuestos

(1) claridad = calor emisor = materia / energía = se emite con contracción limitada =  universo finito

(2)  oscuridad = frío absorbente = vacío    =  se emite con expansión ilimitada = universo infinito

(1) se complementa con (2) como estados opuestos.

Gracias a la oscuridad y a la claridad, podemos distinguir una fuerza de contrastes mediante colores opuestos. A partir de aquí se podría deducir cómo actuarían los estados opuestos en una situación de máximo contraste, es decir una serie de elementos en estados extremos o casi absolutos.

Cuando (1) emisor deja de emitir o no se propaga:

El (2) absorbente se des-complementa de su estado opuesto emisor.
El (2) absorbente se vuelve casi absoluto.

Un estado casi  absoluto es un estado casi saturado.
La  PRESIÓN de la absorción contra la saturación podría producir un aumento de temperatura en un estado sin apenas indicio de energía y de calor, sumido en la oscuridad extrema y envuelto de un frío casi absoluto.

SATURACIÓN
—————— = aumento de temperatura = posible Big-Bang EMISOR o explosión en todo el espacio absorbente.

ABSORCIÓN

EL COLOR: REALIDAD O ILUSIÓN.

El color no es luz, no es materia ni energía; el color es  TONALIDAD CROMÁTICA. Se manifiesta tanto en el lleno como en el vacío de toda forma y todo fondo.
El negro es válido como color absorbente y se manifiesta como complementario opuesto de los colores emanantes, es ausencia de color LUMINOSO pero no de color OSCURO.
Cuando se afirma que el color es un invento del cerebro, o sea  que se crea o se produce en él, es debido a una transducción de una energía externa -estimulada por las longitudes de ondas- hacia otra interna. Este viaje exterior hacia el interior del cerebro se manifiesta a través de las neuronas en forma de chispas, hasta llegar a la corteza visual donde la energía externa se traduce en colores.
Ahora bien. ¿Si esta transducción fuese una transmisión en vez de una transformación? Algo similar al paso de una voz en un micrófono que pasa por un cable en forma de corriente eléctrica hasta llegar a un altavoz propagando la misma voz amplificada.

Aún en el caso de que el color fuera un producto inventado por el cerebro, también se le podría establecer una RELACIÓN con las causas que producen los estímulos externos con el color que percibimos, es decir el cerebro sólo creará el azul mediante longitudes de ondas cortas, y el rojo mediante longitudes de ondas largas; es decir dicha producción o creación constructiva está supeditada en la forma o manera, en que nos llega el estímulo, ya que el cerebro no puede producir el azul con ondas largas, y el rojo con ondas cortas.

Por tanto si el color que se crea en el cerebro es consecuencia de un estímulo externo, quiere decir que un tono concreto A está relacionado con un estímulo determinado B.
Si A es una consecuencia de B, quiere decir que A está relacionado con B.

Si a pesar de todo ello convenimos igualmente que fuera del cerebro nuestro entorno es incoloro y que la naturaleza, aparte de sus componentes físicos, se divide en estados con luz y en estados sin luz, la RELACIÓN podría ser:

1-Un estado sin luz se relacionaría con la oscuridad que el cerebro procesa en tonos oscuros y en su máximo extremo, la corteza visual lo percibe como una mezcla substractiva de negrura total cuya intensidad cromática se manifiesta por su emisión absorbente respecto a sí mismo.

2- Un estado con luz, se relacionaría con la claridad que el cerebro transduce en tonos claros y luminosos y en su máximo extemo la corteza visual lo percibe como una mezcla aditiva de blancura total. Cuya intensidad cromática se manifiesta por su emisión emanante respecto a sí mismo.

Un estado sin luz saturado, respecto a su propia absorción, en un espacio determinado, dicho estímulo produciría en la percepción del observador, un color oscuro cromáticamente negro y con una intensidad  de tono sino total casi absoluta.

ESQUEMA GRÁFICO:

 

En la figura A respecto a la figura B, si miramos fijamente en medio del dibujo, observaremos  que en los dos círculos grises -con idéntico tono- al estar comprendidos en fondos opuestos se produce una variante de tono respecto a dicho gris .
Mediante el estímulo externo de los fondos invertidos, eso es, mediante la FUERZA DE CONTRASTES, se producen tonos distintos de gris.

En las figuras C y B LA FUERZA DEL CONTRASTE produce que el cuadro blanco sobre fondo negro al ser emisor, se vea más grande que su contrario negro, que se ve más pequeño al absorberse respecto a sí mismo en relación a un fondo blanco de mayor cantidad de emisión.

Estos estados extremos como son estados puestos, cuando se encuentran no se repelen, sino que se complementan, en una especie de FUERZA DE MÁXIMO CONTRASTE.
Dicha FUERZA DEL CONTRASTE cosmológicamente, también podría unificar a las cuatro FUERZAS FUNDAMENTALES  del universo, y dar una explicación a la absorción de los agujeros negros, pero ello sería otro apartado…

Enric Rota Jovani, diseñador comercial ( 2-10-09 ). Actualizado el (13-12-10)

Bibliografía seleccionada:-Albers, J: La interacción del color, Madrid, 1980, Alianza Forma.-Arnheim, R: El pensamiento visual, Barcelona, 1998, Paidós.-Hawking, S: Historia del tiempo; del big bang a los agujeros negros, Barcelona, 1988, Ed. Crítica.-Lineweaver, Ch. H, y Davis, T.M.: Las paradojas de la gran explosión, en Investigación y ciencia, nª 344, Barcelona, 2005, Prensa Científica, págs. 7-19-Sanz, J.C: El libro del color, Madrid, 1993, Alianza editorial

viernes, 9 de septiembre de 2022


Metabolismo cromático del Cosmos 4ª parte.


Un posible funcionamiento del universo desde el punto de vista estético no científico.

«Porque había caído finalmente en la cuenta de que a los colores, como fenómenos físicos había que encararlos primero por el lado de la naturaleza, si con respecto al arte se quería poner en claro algo sobre ellos….”  La teoría de los colores de «Goethe.”

 


1- La cuestión del color como estado y no como efecto.

2- La parte subjetiva del color y el misterio de la “Qualia”.

3- El tono negro de la oscuridad cosmológica y su relación con la temperatura.

4– Pendientes de la 2º parte:

– La fuerza del contraste cromático en la formas y el fondo cosmológico.

– Como influencia de la gravedad.-Su implicación con los agujeros negros.

– Como base para relacionar las Fuerzas fundamentales.

 

1- La cuestión del color como estado y no como efecto.

Si partimos de la base de que el color pudiera funcionar como un estado independiente, todo lo contrario de ser un efecto o una ilusión óptica inventado por el propio cerebro. Tal vez el problema de investigar sobre el origen del cosmos, es que la ciencia parece ser que no tiene en cuenta del todo, la propia realidad cromática del universo y su efecto  de interacción, respecto a las formas y fondos que nos rodean, en todo nuestro universo que nos envuelve. Se analiza el color como un estado irreal e ilusorio respecto a la visión de las cosas, a diferencia de cómo se le podría plantear desde un punto de vista estético, ya que estéticamente partimos de su propio decorado natural, que está compuesto de formas y fondos contrastados cromáticamente , es decir cómo y porqué  lo vemos con una serie de características visuales más o menos definidas y que finalidad tiene al verlo de una forma concreta y determinada. Intentar hacer un posible estudio a partir de su decorado estético y de una posible interacción cromática dentro del universo mismo  

El hecho físico analiza el color como un hecho irreal e ilusorio, es decir que no existe en la propia realidad de las cosas, acepta la realidad de la materia aunque esté catalogada como un estado totalmente incoloro, en contrapartida aceptan la visualización del color para analizar por ejemplo la composición material de un estrella; y en cambio no aceptan su propia realidad cromática, posiblemente el hecho de no poder comparar las cualidad real del color, como se compara la cualidad real de la materia, ya que lo cromático no se puede identificar, sintetizar o analizar cómo se hace con la propia materia en si.

Se reconoce la materia como una realidad existencial, en cambio no se reconoce la propia realidad del color, catalogado o relegado como una irrealidad ilusoria inventada por él cerebro, ya planteado en los capítulos anteriores, de todas formas miraremos de indagar un poco más en el tema, teniendo en cuenta que no se trata de contradecir ningún hecho investigado por la ciencia sobre la física cromática del color, sino indagar en cómo podría interactuar como un estado independiente dentro de la naturaleza que nos rodea y su proceso de interacción cromática dentro de un universo estético.

«Dentro del cerebro existe una región nominada “Centro del color” ver: (Centro del color Corteza visual primaria y Procesamiento… https://hmong.es) que parece ser que es la responsable, de la percepción visual y del procesamiento cortical de las señales del color recibidas por el ojo, dando como resultado final la visión de los colores. Se supone que el centro de color en los seres humanos, se sitúa en la zona nominada lóbulo occipital ventral formando parte del sistema visual, además de otras áreas responsables de reconocer y procesar estímulos como caras, palabras y objetos».

El centro del color procesa el color de todas formas parece que no especifica exactamente como lo produce ni como se produce.

Si el sistema visual, procesa las caras tal como las ve, las palabras tal como las lee visualmente y los objetos tal como son, también participa en el procesamiento de la forma, curvatura, orientación, movimiento y profundidad, en cambio el color si no existe en la naturaleza; ¿Cómo lo procesa?

El cerebro nos puede engañar visualmente mediante espejismos o efectos ópticos, podemos desbordar nuestra imaginación, producir fantasías y realidades fantásticas más allá de su propia realidad, ejemplos demostrados de sobra en el arte, en el cine y en la literatura, teniendo en cuenta que el cerebro procesa toda esta fantasía, siempre en base a lo que ve a visto o recuerda en su memoria visual, descompone, recombina, estructura y reconstruye sucesos nuevos, todo ello es posible a que el cerebro puede desbordar la imaginación, gracias a unas bases ya establecidas que le marcan su propio entorno, mediante los procesos que se producen a través de los sentidos, en el caso del sentido de la visión. procesa y combina nuevas imágenes, siempre a partir de unas imágenes bases que se producen en su entorno visual, el cerebro no puede procesar una imagen, sin una base establecida.

Una base establecida se produce, al procesar cualquier situación concreta y determinada a partir de unas o varias situaciones, que se forman a partir de una reconstrucción del exterior en la base interna del cerebro, este puede captar la esencia  del entorno en que está supeditado, acumular información de las circunstancias que pueden afectar su desarrollo de supervivencia y conocimiento, a consecuencia de ello, producir la conciencia que es un cúmulo de informaciones, empezando primero por una conciencia biológica, es decir una conciencia puramente de supervivencia, para luego desarrollar, una conciencia del reconocimiento de su entorno, desprendiéndose más de la super y acercándose más a la vivencia del porque de la existencia de las cosas. La conciencia se desarrolla siempre por unas bases marcadas por el cerebro estas bases me dicen si por ejemplo, en el caso de visualizar un cuadrado o una circunferencia podemos deducir una geometría completa de las formas, sin ellas no se podría deducir la geometría.     

Entonces partiendo de ello:

¿Cuál sería la base o circunstancia externa o interna  del propio sujeto que establece el proceso del color?

¿Cómo circunstancia base, la luz sería la culpable de ello?

¿El color sería un proceso o una consecuencia de la luz?

Si no hay luz no vemos los colores, realmente es cierto, en la oscuridad no vemos los colores, como tampoco veremos un árbol o una casa, la pregunta es: ¿La luz produce el árbol o la casa? o solamente su función es iluminarlas, tanto el árbol o la casa están allí haya luz u oscuridad, como consecuencia de ello parece que la luz solo ilumina y no produce ningún árbol o casa.

También podríamos decir, que en la oscuridad el árbol y la casa continúan estando allí en cambio los colores desaparecen, hay que tener en cuenta que el mundo cromático no es un mundo material, además de ser el estado más relativo que existe en la naturaleza, incluso puede llegar a ser más relativo que el mismo espacio-tiempo, ya que a este mismo se le puede definir dentro de unos patrones bases más o menos establecidos. En cambio el color, aunque se puede clasificar dentro de un orden cromático de tonos, matices y demás intensidades luminosas, carecen de un patrón base que lo determine, un tono cromático se ve exactamente en el momento en que se ve, pasado este tiempo de visión, el cerebro no tiene suficiente memoria para guardar el tono, como si de una fotografía se tratase, tendrá el recuerdo de un rojo que ha visto pero no puede recordar su tono exacto, por eso los colores solo se dejan ver de una forma relativa a diferencia del árbol y la casa que no dejan de ser formas más o menos absolutas tanto en la luz como en la oscuridad.

En el caso de los colores si estos fueran una propiedad intrínseca de la luz estos por si solo iluminarían, en cambio parece que es al revés es la luz que ilumina el color, por ejemplo en un cristal transparente con pigmento rojo si enfocamos la luz en la pantalla se vería con fondo rojo, es la luz que ilumina al rojo, el rojo al igual que el árbol o la casa simplemente se deja ver.

Gracias a la luz vemos los colores, aún así podríamos pensar que la luz sin los colores no tendría razón de ser, irradiaría pero no iluminaría, aunque chocara con la materia esta no alumbraría, el sol y las estrellas las veríamos incoloras, ya que si no existieran los colores no habría una base cromática que iluminar, la luz al interaccionar con la materia sino percibiera los colores no diferenciaríamos el contraste entre las formas y los fondos.

La función de la luz tampoco tiene nada que ver con el calor, la luz ilumina no calienta, el calor es la energía que produce la interacción de distintos cuerpos con diferentes temperaturas, el sol produce calor y luz, lo que realmente calienta es la presión gravitatoria que produce la materia del sol, también puede haber calor sin luz, todo cuerpo sea luminoso o no también genera calor, a partir de cierta temperatura se produce la incandescencia, entonces es cuando surge la luz que es el caso del sol.

¿Entonces que implica el hecho de iluminar de la luz?

La función de la luz permite visualizar el contraste cromático entre los fondos y las formas, la interacción de lo claro contra lo oscuro, Goethe no veía la oscuridad como la ausencia de luz sino como una forma de interacción con la luz.

La luz se complementa con la oscuridad, es como si una diera razón de su existencia gracias a la otra, al  tener que convivir con un  estado opuesto y totalmente contrario a ella,  ello le permite diferenciarse con la propia oscuridad, dando como consecuencia de esta, el contraste que permite a los colores, producir variedad de tonos y de brillos, en sus distintas escalas de luminosidad de claros y oscuros y como consecuencia de todo ello, también su posible saturación cromática. Un exceso de luminosidad produciría un efecto contrario de saturación, respecto al efecto que produciría una saturación dentro de un tono de color totalmente oscuro.

Más adelante explicaremos con más detalle lo relatado en los capítulos anteriores, el efecto que podría producir una posible saturación cromática, dentro de un universo visto desde un punto de vista estético cromático.

Tanto el color como la luz, la oscuridad y el calor, son estados independientes, no es que uno sea consecuencia del otro, sino que se complementan entre si para producir el engranaje que activa el funcionamiento del universo.

El cerebro puede captar la luz, la oscuridad y el calor mediante una serie de mecanismos neuronales, los puede procesar en su interior, gracias a que parte de una base externa; la luz, el calor y la oscuridad son causas exteriores que se producen fuera del cerebro, en cambio si el color no es luz ni oscuridad ni calor. ¿Con qué base, patrón o punto de partida produce o crea el color el cerebro? Relegarlo a un efecto ilusorio o irreal no explica la base real del mundo cromático. para el cerebro sería más fácil procesarlo si se viera como una causa externa, similar a como procesa a la misma luz, la oscuridad y el calor.

Si partimos que el  color no es una característica propia de la luz , de la oscuridad y del calor; su propia realidad relativa permite la variedad de intensidades lumínicas de los distintos tonos de color visibles, si se vieran solamente dentro de una  realidad absoluta no habría interacción cromática y no se producirían los contrastes. La paradoja de «Olbers» sería un ejemplo de como sería un universo visualizado con una cromaticidad totalmente absoluta, todo a nuestro alrededor sería del mismo tono, no habrían contrastes. La paradoja establece que si en universo infinito y estático, mirásemos hacia un punto del universo en línea recta, siempre estaríamos alumbrados por alguna estrella, como consecuencia nuestro entorno sería de una luminosidad uniforme, no habría contraste, el tono absoluto que produciría una luminosidad total no podría con otros tonos distintos, por suerte el universo no funciona así. Incluso el mismo «Poe» dedujo y escribió una versión similar del universo, parece que lo relató, incluso sin conocer la propia paradoja de «Olbers». 

Lo que es infinito es el espacio o fondo que rodea a las estrellas,  a su vez es también totalmente inestable, no tiene nada de estático, ya que produce y activa la  separación, expansión y difuminación de las estrellas. La paradoja de «Olbers» no se produce, gracias a que el fondo que rodea las estrellas producidas por le Big-Bang; el fondo oscuro las expande, las aleja y las difumina, la absorción que produce el tono negro de la oscuridad circundante, podría ser la causa de dicha expansión, cuando las estrellas más se expanden y se difuminan, más aumenta la oscuridad, como consecuencia de ello, el tono negro es más intenso, por tanto la absorción aumenta y acelera más la expansión de las formas materiales.

La versión de un universo finito cae en el error al no tener en cuenta que toda forma necesita de un fondo para manifestarse, todas las estrellas que surgieron del Big-Bang, es cierto que tuvieron un comienzo en un momento dado más o menos relativo, si partimos de la base que la materia se transforma pero no se destruye, lo que marco el Big-Bang, fue el comienzo de la expansión de la materia no el nacimiento de la materia. De hecho si no hubiera un espacio el Big-Bang no podría manifestarse, el error en cuando se hace referencia al universo visible, es no tener en cuenta el espacio donde se produce todo ello. El Big-Bang tuvo que producirse en algún lugar, este lugar ya estaba cuando se produjo. Decir a si mismo tiempo que el espacio-tiempo nació a partir del mismo Big Bang, podría ser un error; ya que incluso el espacio-tiempo necesita de un lugar para manifestarse, un espacio sin un lugar donde situarse, no podría producirse, como consecuencia el tiempo y el espacio no tendrían sentido. El universo visible solo hace referencia  a lo que vemos, el espacio que ocupa va más allá de nuestra visión, este no se limita solo a lo que vemos. Lo finito es lo que limita nuestra vista dentro de él, no del universo en sí. El Big-Bang no salió de la nada ni produjo el espacio ni el tiempo, ya había un tiempo y un espacio antes del él. El Big-Bang fue el resultado de una interacción entre el fondo y las formas, el no creó nada, simplemente reactivó la energía difuminada y enfriada de toda la materia expandida dentro de un universo totalmente oscuro, en calor. Hay que tener en cuenta que el Big-Bang se produjo en todo el espacio no solo en un punto del espacio, las estrellas y galaxias, están difuminadas en el espacio por todas partes. Cuando intentamos observar el origen del universo, lo que tenemos en cuenta es la distancia para llegar al principio de su propio comienzo, miremos donde miremos el hecho se produce en cualquier parte, no hay una referencia ni un punto en concreto ni determinado, en todo el universo en que pudiera surgir el Big-Bang y todo su universo visible, como hemos comentado la famosa explosión se produjo en todo su espacio oscuro..

Más adelante miraré de tratar lo mejor posible y con mejor detalle la posible complicidad cromática, como un función fundamental más, dentro del engranaje que se producen en las formas y su interacción con el fondo, también su consecuencia y repercusión en el momento producirse el Big-Bang.

¿ Entonces donde reside la independencia del color con la luz? 

El color se complementa con la forma anteponiéndose a ella, es decir la forma puede cambiar de color en un momento dado, aun así siempre necesitará de un color para manifestarse, el hecho de anteponerse implica que cuando visionamos un objeto transparente, este siempre estará supeditado a un fondo concreto, en todo su alrededor y entorno, si miramos a través del objeto transparente desde cualquier ángulo de nuestra visión, siempre habrá un fondo que lo delimite, un ejemplo sencillo sería, si mirásemos el objeto transparente delante de una pared blanca; la transparencia del objeto está supeditado al tono blanco de la pared, es decir toda transparencia, está supeditada y delimitada respecto a un fondo y en consecuencia a un color o colores concretos, todo objeto transparente o no, siempre está supeditado para manifestarse, con un fondo siempre cromático. Toda forma necesita de un fondo para manifestarse, sin el perdería todo sentido como propiedad concreta de situación y lugar. El hecho de que una misma materia, pueda cambiar de color en un momento dado, implica su propia independencia como elemento material respecto a su estado cromático, sino fuera así, no habrían cambios de tono en todo nuestro alrededor. 

La luz al ser producto de una forma material, el color también se complementa con la luz, anteponiéndose a ella, es decir la luz puede variar un tono de color en un momento dado, aun así siempre necesitará iluminar un tono de color para manifestarse, como hemos comentado anteriormente, si su iluminación no alumbrara, no podría manifestarse como tal, la luz pasaría totalmente desapercibida, sería una luz sin filtrar con el entorno, nuestro universo sería totalmente oscuro. La luz puede variar la intensidad luminosa del tono de color en un momento dado, un mismo tono puede tener distintas intensidades luminosas. La intensidad luminosa es una propiedad de la luz, en cambio el tono es una propiedad cromática del color independientemente de la intensidad de luz que pueda recibir.

¿Y si el color fuera el resultado de una reacción química o física del cerebro?

Si analizáramos el color, como una reacción física o química del cerebro, tendría componentes o residuos materiales, orgánicos, biológicos o cualquier componente celular, atómico, partícula, onda, frecuencia o vibraciones, debidos a posibles cambios de energía y temperatura, observamos que dentro del mundo cromático, los únicos componentes que podemos observar aparte del contrate con otros colores, son su tono o matiz, su brillo o su intensidad y su saturación. Una reacción física o química del cerebro, de entrada se produciría como una causa interna del sujeto, las reacciones que se producen en las partículas y órganos, tanto visuales como del cerebro, son para poder llegar a visualizar el mundo cromático al máximo de sus posibilidades, paralelamente a como reaccionan otras partículas para sentir el calor, el tacto, el olor, la luz y la oscuridad. 

Para el hecho interno del sujeto, le es más fácil aceptar e identificar mediante los sentidos, la luz el calor y la oscuridad como una causa externa de su propio ser, en cambio le cuesta aceptar la realidad externa e independiente del color, de entrada porque no puede guardar un patrón concreto en la memoria de un color determinado, solo es concreto en el momento en que lo ve, ello es debido a que el sujeto se enfrenta, con el estado más relativo que pervive en el universo. Si no fuera así no tendríamos interacciones y contrastes entre los fondos y las formas. El color no es una reacción intrínseca del la física y química interna del cerebro, o una propiedad única y exclusiva de los sentidos del sujeto, cuando vemos una flor llamativa, el color que observamos, no es un producto nuestro, es un producto que produce la flor para su propio beneficio y supervivencia, nosotros no lo producimos, lo captamos con nuestro sentido de la visión, como hemos comentado, simplemente se deja ver, gracias a la reacciones neuronales del cerebro, el simple hecho de poderlo visionar, ya es un gran «que» del cerebro, este esfuerzo ya le ha costado miles en incluso millones de años de evolución para reconocer nuestro entorno y así poder llegar a verlo. Es cierto que cada tono de color, tiene una frecuencia y longitud de onda que lo caracteriza y diferencia, de los demás tonos, la energía emitida por la luz, interacciona con la materia absorbiendo unas partículas y emitiendo otras, el color se visualiza, al impactar la luz con la materia, el átomo actúa como fondo de impacto de la luz, las partículas que pueden pasar continúan, las que no rebotan y vuelven, el mecanismo visual permite a las que retornan, se puedan se ver cromáticamente; gracias a que el color actúa de fondo, las partículas de la frecuencias de ondas visibles se pueden visualizar, la luz de hecho es incolora, puede iluminar gracias a un fondo cromático que la delimita, al filtrarse con la materia, sino hubieran estos fondos de impactos cromáticos, la luz no se filtraría y no habría interacción luminosa, solo le quedaría ser absorbida por el fondo oscuro de su entorno y no permitiría visualizar los colores, sería un universo con luz que se propagaría pero no iluminaría. La luz y la oscuridad precisan de un fondo cromático para manifestase, gracias a que el color se antepone a la forma, el fondo de color, da sentido a la construcción visual de la forma, mediante el contraste  y diferencia de tonos que se producen en todo su entorno. El color es un complemento más para que todo el universo pueda funcionar junto con la luz, la oscuridad, el calor y la materia.

Otro hecho que permite diferenciar el proceso cerebral de los colores, con respecto a otros procesos del cerebro, son la palabras. Gracias a la luz percibimos los colores, como gracias al sonido construimos las palabras, es cierto que sin los procesos cerebrales no podríamos comprender ni lo uno ni lo otro en su forma de percibirlos, sin embargo hay una diferencia de procesamiento respecto al color y la palabra.

Las palabras son un conjunto de sonidos que se construyen, mediante un código (alfabeto) clasificado y ordenado de distintos tonos de voz, dando significado a un lenguaje concreto. 

Los colores son tonalidades que se producen de forma espontánea y natural, es decir no se han de construir mediante un código como las palabras, los colores se ven o no se ven, son lo que hay tanto estemos en reposo como en movimiento. Newton al descomponer la luz, no tuvo que construir los colores como las palabras, simplemente se los encontró.

Ello es debido a que el color es un proceso natural, es decir se produce fuera del cerebro, a diferencia de las palabras que se construyen como un proceso natural interno dentro del cerebro, partiendo de una base externa como es el sonido.

– Color proceso natural externo fuera del sujeto, el color se encuentra no se construye.

– Palabra proceso natural interno dentro del sujeto, las palabra se construyen no se encuentran.

– Los colores no se crean ya que no hay una base clara que los produzcan, en cambio las palabras se pueden crear gracias ha que hay una base que las produce que es el sonido.

Continuará….


jueves, 21 de julio de 2016


 

METABOLISMO CROMÁTICO DEL COSMOS
3ª parte

 

"Prefiero un color sugestivo a una novela pintada”

"Paul Gauguin”

 

El DISEÑO DEL UNIVERSO A PARTIR DE SU SITUACIÓN CROMÁTICA.

 

El color visto como una realidad absoluta, dentro de una irrealidad relativa.
Planteando su influencia y efecto cromático, dentro de un posible estado natural propio; y no como un efecto o ilusión óptica inventado por el cerebro.


1- LA ESTÉTICA DEL UNIVERSO.


Rectifico ahora, el tal vez no haber puesto claro desde el principio, la cuestión del porqué de este trabajo, cuyo objetivo es exponer si el mecanismo del universo, pudiera ser explicado desde otra perspectiva que no fuera la ciencia y en concreto la física en general, gran experta en indagar en lo profundo de la materia. 
A parte de los fantásticos descubrimientos que la ciencia en general nos está dando a conocer, ¿habría la posibilidad de plantear el universo no solo por su hecho físico, sino por su hecho estético?.

Entendemos como un hecho o situación estética a todo aquello que hace como referencia a la sensación que produce todo el entorno que nos rodea mediante el hecho de la percepción.

Si el universo además de estar influido por su circunstancia física. ¿Un posible funcionamiento estético, también podría influir en su propio desarrollo y evolución?

Al margen de lo que se define como belleza estética, o su grado de aceptación dentro de un juicio sobre gustos decorativos.

Nos centraremos en la causa del porqué, toda situación y formación de las formas, que se manifiestan mediante la percepción de nuestros sentidos, construyen situaciones más o menos definidas y concretas.

Es decir el universo está construido mediante formas determinadas y en un entorno que lo caracteriza. Entonces; ¿qué función cumplen las formas del universo?

El universo sigue un proceso natural, en su configuración. estructura y construcción, ello conlleva un esquema determinado en el desarrollo y realización de su propio diseño.

Si observamos el universo como si fuera un gran boceto o dibujo, con perspectivas y dimensiones tridimensionales que está siempre en constante y en continuo en movimiento, que se está transformando y re-diseñando continuamente, construyendo y constituyéndose en multitud de formas, a veces de maneras impredecibles, como también producidas al azar.

Si nos fijamos con detenimiento observamos que toda su libertad de movimiento y de transformación, parecen estar regidas dentro de una especie de código con ciertas aptitudes, similitudes y coincidencias de formación, generalizadas dentro de su sistema de situación, de lugar, localización, posición y estado en que se basa toda su compleja estructura y construcción en general.

Este código o sistema de coincidencia, parece establecer que todas las formas que cohabitan en el universo, para manifestarse necesitan de un fondo y si este fondo hace a la vez de forma también necesitará de su propio fondo para poder manifestarse.

Tanto en todo nuestro alrededor y como parece ser en todo nuestro universo, este código de coincidencia se produce en todas partes y lugares, incluso nosotros mismos formamos parte de él, aunque cohabitamos como seres humanos, no dejamos de ser formas en movimiento supeditadas a un entorno o fondo que nos rodea.

Si el boceto o diseño natural del universo está configurado, estructurado y construido a partir de formas y fondos más o menos concretos y más o menos definidos. Ello quiere decir que como diseño natural, al igual que cualquier diseño artificial, cumplen una función y una finalidad, que justifiquen su razón de ser y de estar en todo su contenido.

Si partimos de esta premisa que todo diseño tiene una función más o menos concreta.

¿Qué función o finalidad tendría el propio diseño del universo?

En lo referente a la investigación científica, se analizan las partículas de los elementos tanto materiales como energéticos, en sus diferentes estados y su extraña relación con el concepto del vacío, situación esta que parece que está todavía por determinar en muchos aspectos científicos.

En su lado estético cambiaremos la materia por la forma, su energía por el color y el vacío en donde se produce todo ello, como su propio fondo establecido.

A partir de estos ingredientes; forma, color y fondo intentaremos dar una explicación de su situación y engranajes que se pueden producir dentro de su propio comportamiento.

Solo me permitiré coger las nociones más populares y conocidas de la ciencia, no para revocarlas ni mucho menos, ya que no pretendo ser ningún especialista en cuestionarlas, sino todo lo contrario, lo que pretendo es relacionar ciertas situaciones estéticas de la percepción, con ciertas situaciones más populares de la ciencia o de la física del universo.

Intentaremos demostrar que a partir de la estética de la percepción, esta podría aunque desde otro punto de vista, ayudar a complementar y resolver ciertos misterios del porqué de su propia función, dentro del mecanismo en que se rige el propio decorado o paisaje del universo.

Intentar buscar una relación, encontrar una cierta conexión o coincidencias paralelas que se justifiquen, se re-confirmen, se auto-ayuden, se re-complementen y se definan a partir de que toda situación o causa que se produce en todo el universo, actúan como consecuencias de otra circunstancias.

Aunque cada situación se diversifique en distintos elementos, ello no impide que se relacionen mutuamente, de hecho estamos hablando de un universo, en que estamos todos involucrados.

Al formar parte de él como formas y elementos propios, también estamos relacionados entre sí.

Creo que hasta ahora, no se ha hecho ningún planteamiento de indagar en el misterio del universo, a partir de su propia situación o sensación estética, la intención es demostrar con el máximo de rigor y de evidencias posibles, otra perspectiva no solo del universo en general, sino de nuestro propio entorno, evitando razonamientos "de porqué sí", es decir sin fundamentos previos; razonar es creer, comprender es demostrar, nos quedaremos con lo último. Intentaremos no razonar en las cuestiones que producen su forma de actuar, sino en comprender porque actúa y se representa como una función, mediante su propio decorado personal.



2- SUJETO Y ENTORNO.

El universo al seguir un proceso, que construye y estructura su propia configuración, también produce esquemas determinados de comunicación. Estos permiten que los estímulos que llegan de un estado emisor, hacia otro de captación, pueden emitirse en su propia percepción particular, mediante situaciones que determinan maneras de comportamiento, de conducción, de contacto y de transmisión, a la hora de realizar, producir o procesar información, hacia los sentidos receptores.


La información que percibimos, está constituida de datos que notifican posibles contactos y conexiones, en la comunicación de los estímulos sensitivos, de un emisor hacia un receptor.

Toda las sensaciones que percibimos con los cinco sentidos, en la mayor parte de situaciones que se producen en nuestro alrededor, las recibimos desde el exterior hacia nosotros, si realmente procesamos ciertas informaciones, es porque estas se producen en la realidad conceptual de todo lo que nos rodea.

La fuerza de captación o localización, dentro de los sentidos del receptor dependen de la capacidad de información que pueda recibir de su realidad exterior.

Si su entorno no se relaciona o no inter-actúa con el receptor, sus sentidos por sí solos no serían capaces de captar la capacidad de información externa. Si no hubiera una conexión de la percepción externa, con la recepción del sujeto sus sentidos por si solos no se manifestarían.

No es el receptor que condiciona su entorno, sino que es el entorno que condiciona al receptor.

Un ejemplo de ello sería la misma imaginación; esta no deja de ser una mezcla o producto de informaciones más o menos imitadas que captamos o percibimos en toda nuestra sensación de la realidad que nos envuelve.

Todo lo que percibimos de una manera consciente, se rellena en el almacén del subconsciente del receptor.

Todo lo que recordamos en un momento dado, o lo que captamos en los sueños, no dejan de ser copias de formas y hechos más o menos construidos, reconstruidos, distorsionados o mezclas de situaciones de la propia realidad que se producen a lo largo de nuestro alrededor.

El sujeto como centro receptor deja de ser el eje central de lo que percibe, convirtiéndose en un elemento más de su propio entorno, que va captando las cosas y los hechos a medida que va evolucionando a base de perseverar, a base de ser y a base de estar.

Se da cuenta que su importancia individual como receptor, no dejan de ser un conjunto de elementos, que forman y moldean su propia situación, dándose cuenta que su riqueza individual está formada en base a una suma de elementos, materiales y biológicos que se han mezclado, reconstruido y formados a partir de la influencia de su propio entorno.



3- SUJETO Y ENTORNO CROMÁTICO.

Este planteamiento puede resultar extraño al contradecir algunas funciones que discrepo con la percepción del cerebro, respecto a la percepción cromática del color, está establecido que este no existe en la realidad física de la materia, que no deja de ser una ilusión visual creada por el propio cerebro.

Ahora si el color no existe para la realidad física de la materia, en cambio si podría existir dentro de la sensación estética de las formas.

Incluyendo todos sus matices y tonalidades como un conjunto de elementos visuales, que constituyen situaciones básicas que son regidas dentro del estado cromático; gracias a ellos deducimos el contraste de unos respecto a otros; y con todo ello la noción de las formas del color con respecto a un fondo; dando lugar el resurgir o nacimiento de la perspectiva o la noción de la distancia entre las formas de los objetos.

Todas estas circunstancias tan vitales para percibir el sentido de nuestra realidad y existencia visual, son plasmadas gracias al hecho cromático de los colores, que además ayudan a reconfirmar y resaltar la realidad física de las cosas, produciendo situaciones básicas y fundamentales que estimulan y dan a la vida, su propio sentido visual.

Y aun así y todo ello, llegar a decir que el proceso cromático no existe en la realidad física de las cosas. Pero sí que podría existir dentro de la realidad visual, es decir por el hecho de verlo.

Ver implica una realidad de conciencia. ¿En base a qué el cerebro produce e inventa el color dentro de su propia conciencia? Todavía no hay una explicación lógica para ello que explique la verdadera naturaleza y causa sobre el origen del color.




4- LA INFLUENCIA CROMÁTICA.

¿El estado cromático podría influir en que las formas que se producen en el universo tengan una construcción o estructuras concretas?


Si el diseño natural del universo se construye mediante formas determinadas. ¿Podría ser debido a que el color también cumpla una función que ayude a que se manifieste como tal?

¿Se le podría además relacionar su posible causa con la percepción cromática que plasma la estructura visual de todo su contenido?.

Dentro de su posible diseño, me gustaría plantear la construcción del universo con lo que yo estoy acostumbrado a ver, mi entorno visual es un cúmulo de formas y fondos constantes y efímeros a la vez. Contrastados por multitud de colores, también a su vez constantes y efímeros, formas, fondos y colores pueden se más o menos bellos o estéticos pero lo más importante es su función, su objetivo.

Toda forma y color cumplen una finalidad, su mero hecho de ser y de estar, están siempre supeditados a un fondo que lo contrasta, delimita, diferencia, cohabita y complementa.

Diferenciándose gracias a la variedad de contrastes de los distintos tonos del color que conllevan.

Gracias al contraste de los colores, definimos a las formas, gracias a las formas definimos a los fondos, gracias a los fondos definimos el espacio, gracias al espacio definimos un entorno. Entonces si tenemos en cuenta estos factores, ¿de qué y cómo evoluciona el universo en base a lo que hay y está formado?

Para lograr el objetivo me he permitido coger solo nociones básicas de la física, relacionar y comparar dicha situación respecto a la forma, estructura y funcionamiento del diseño del universo. Teniendo en cuenta factores que hasta ahora no se habían planteado dentro de este contexto, como la forma del universo en relación con el color.

Intentaremos dar una explicación cromática sobre la posible función de este fondo oscuro que predomina en el universo.

Indagaremos como el color es un estado relativo independiente del cerebro.

Intentaremos demostrar que el color no solo es una cualidad de la visión; y que no solo existe en el cerebro, sino también fuera de él. Plantearemos que su estructura o construcción cromática podrían influir en el funcionamiento del universo y en su posible causa.





5- EL CEREBRO CREADOR O RECEPTOR.

La posible realidad de percibir el universo intenta ser asimilada por el cerebro dentro de su propio esfuerzo receptivo, analizando y sintetizando su entorno para poder adaptarse, informándose de circunstancias y situaciones que implican al sujeto. Si el cerebro llega a percibir una realidad distinta a la suya, no sobreviviría ya que actuaría con una información equivocada con respecto a la realidad de su propia situación con el entorno, no se inventa una realidad para sobrevivir, sino que mira de conocer y acercarse a su propia realidad para sobrevivir.


El hecho de que el cerebro nos pueda engañar en un momento dado mediante su propia visión, no quiere decir que toda la realidad que ve, se construya en el cerebro, en todo caso construye una cierta realidad partiendo de lo que va conociendo o ya conoce.

En el caso de una alucinación la imaginación visual saca imágenes o escenas que tiene guardadas en la memoria, el cerebro visualiza a veces hechos que no son reales, pero esta imágenes irreales no dejan de ser patrones o copias tomadas de la realidad, a veces suelen aparecer en formas más o menos nítidas o confusas, incluso sin orden y sentido como puede ocurrir en algunos sueños o en ciertas alucinaciones. El surrealismo fue el movimiento artístico que más se acercó a esta situación.

Las imágenes virtuales o ilusorias del cerebro, no dejan de ser reflejos o imitaciones derivadas de la realidad que percibe, incluso puede llegar a montar un decorado visual, mezclando distintos decorados pero siempre partiendo con imágenes archivadas, en el recuerdo de la memoria, no es que vea siempre con imágenes del pasado, también puede interactuar con imágenes captadas del presente, pero siempre en base a lo que ve o ha visto.

En caso de los efectos ópticos la imaginación visual, juega un papel primordial para sacar una imagen camuflada, dentro de otra imagen en un momento dado, a base de perseverar ve una u otra, pero es el juego de imágenes que engañan al cerebro no a la inversa.

Las imágenes que se producen dentro de la imaginación visual, puede plasmar tanto escenas ordenadas como desordenadas, incluso pueden llegar a producirse visiones, fuera del contexto de lo que sería una imagen real, consciente y racional, todas estas imágenes aunque estén desvirtuadas, están inspiradas en la mayoría de los casos, en escenas que plasman nuestra realidad consciente, el cerebro las imita en forma de imágenes o patrones virtuales, sacándolas y partiendo de patrones bases asimilados en la memoria visual.

-Toda esta variedad de alteraciones, desórdenes y re-colocaciones en las imágenes ilusorias las percibimos, siempre en base a algo ya constituido, se construyen a partir de las imágenes que nos parecen o nos recuerdan a los modelos de la realidad asimilada de nuestro entorno perceptivo.

La percepción visual generada por el subconsciente partirá siempre de conceptos sacados de nuestra realidad externa.

Por ejemplo imaginemos un cuadro surrealista de "Magritte" El señor del bombín en cuya cara se ve una manzana, el cerebro del pintor tiene asimilado que existen señores con bombines, como que existen toda variedad de frutas. La audacia del surrealismo es la forma en que se expresa la manzana flotando en la cara del señor. Aunque la imagen es totalmente fantástica los conceptos son reales, ya que señores con bombines pueden existir y por descontado las manzanas también.

Añadimos otro detalle una imagen real no tiene que ser por sistema una imagen viva, puede ser un señor andando vivito y coleando o la imagen de un dragón pintado en un papel. Uno es real y el otro imaginario, pero los dos coinciden en algo, ya que los dos no dejan de ser imágenes con formas contrastes y colores, aunque sean tridimensionales o bidimensionales, no por ello dejan de ser formas concretas dentro de sus propias características personales.

Las formas que mejor se adaptan en la memoria, mejor se concretan y gracias a ello mejor se definen.

Mediante la percepción de los sentidos, el cerebro se va concretando con el entorno, un proceso largo y evolutivo y al parecer con mucho desgaste energético.

La cuestión es. ¿Se puede inventar el cerebro una imagen o un hecho real en base a lo que no ha visto?

A todos los que somos aficionados al cine recordamos películas consideradas como obras maestras, ya que innovaron en sus respectivos géneros. Ejecutan tramas y secuencias audiovisuales de una manera inusual que sorprende al espectador. Pero si partimos que toda innovación se produce en base a algo ya establecido, es decir la originalidad es combinar los ingredientes, de una manera inusual para el espectador y que estos causen sensación en su entorno. El western psicológico de Sergio Leone es un ejemplo; inmortalizó un mundo de miradas profundas e innovó al mezclar la psicología con el western. Sergio Leone para innovar tuvo que hacerlo por fuerza en base a algo, de hecho lo que hizo fue mezclar dos situaciones que ya existían; el western como género que ya estaba establecido y la psicología como ciencia ya reconocida, una parte importante de su maestría, es que fue el primero en mezclar los dos conceptos.

Todo lo que produce el cerebro es porque lo percibe de su entorno, el cerebro inventa a base de mezclar las formas y sus contenidos, de hecho toda invención no deja de ser una novedosa construcción con elementos que ya están formados y que hasta ahora no se habían mezclado; es decir no se habían encontrado, aunque estos elementos por separado ya existían en la realidad de los hechos.

El cerebro inventa a base de innovar y renovar, construyendo y reconstruyendo; su creación no deja de ser una construcción re-combinada, que capta de la realidad externa con otros elementos que ya están constituidos o formados, por ello es imposible para el cerebro crear en base a nada. De hecho la evolución natural no admite creaciones sin una base de fondo, ya que siempre busca un porqué.




6- ESTADOS Y ELEMENTOS ABSOLUTOS Y RELATIVOS.

El porqué tal vez resida en diferenciar y definir bien los elementos en sus respectivos estados naturales.


Elementos que cohabitan en estados absolutos y otros que cohabitan en estados relativos.

Percibimos los elementos como una consecuencias o propiedad de dichos estados, todos los elementos están construidos o asimilados en consecuencia a estos estados.

Elementos naturales como la tierra el agua el aire se definen por ser estados sólidos, líquidos y gaseosos; establecen que sus propios elementos son palpables dentro de unos estados más o menos absolutos, es decir lo que nosotros percibimos como estados reales ya que los podemos ver sentir o tocar.

El cerebro tiene bastante bien definido lo que son los elementos naturales en referencia a estados más o menos absolutos, la dificultad estriba cuando trata de definir lo que podrían ser elementos naturales en referencia a estados más o menos relativos.

Dejando aparte el "tiempo y el espacio relativo" que más que un estado sería una cualidad, un atributo, un aspecto o una condición dentro de la naturaleza física de las formas, tan bien tratados por físicos como Lorentz, Poincaré y Einstein.

Nos centraremos en el estado que es el más relativo e inestable, en lo que concierne al diseño estético visual de la naturaleza, el estado cromático o todo lo que conlleva color.

El color se define físicamente como una impresión es decir un efecto o alteración debido a un estímulo externo que produce en la retina los rayos de luz reflejados y absorbidos por un objeto.

El color nos llega como una impresión mediante estímulos externos se nos transmite del exterior al interior de la retina, los estímulos externos que nos llegan en una serie de frecuencias luminosas, más o menos visibles, nos emiten el color.

Aunque luz y color van relacionadas, no tienen nada que ver.

La luz visualiza el color, justifica la luminosidad cromática y permite la visión. El color es el desarrollo de los valores cromáticos se sirve de la luz para mostrar sus distintas variedades de tonos.

Sin dejar de tener en cuenta la importancia de la luz sobre el color, intentaremos separar la cuestión luminosa del color de lo que es la cuestión cromática del color.

La cuestión cromática o desarrollo de las variantes del color, se manifiestan dentro de la estética visual, mediante sus diferencias tonales y sus variantes de mezclas, además de sus alteraciones de intensidad.

Las diferencias tonales se reproducen además de sus distintos matices de color, influye la intensidad que pueda conllevar un tono cromático en un momento dado.

Estas diferencias de intensidad nos pueden llegar a alterar el tono de distintos colores incluso el de un mismo color.

Entonces. ¿Cuál es el auténtico color de este tono?

Un tono cuya intensidad puede ser más o menos estable sería un color más o menos permanente.

En cambio sus diferencias de intensidad lo convierten en un color inestable y efímero y por tanto conllevar que su tonalidad puede llegar a ser relativa en unas situaciones concretas. Estas circunstancias también se producen en el llamado "metamerismo del color".

¿Podríamos definir el color como una cualidad natural a partir de su vertiente o faceta relativa?

¿Todo color permanente podría esconder otra realidad relativa?

Los cerebros de distintos observadores que miran por ejemplo, un mismo color de un vestido. Están construidos físicamente con modelos similares respecto a la percepción.

El problema está en que hay diferencias internas, producidas por deficiencias biológicas en el desarrollo visual del sujeto; daltónicos, acromáticos, dicromáticos, tricromáticos, lo que se define como "metamerismo de observador". Además de ciertos niveles de ceguera.

Pero también hay diferencias externas producidas por el entorno del sujeto, como la intensidad luminosa que recibe cada individuo en concreto. Como el llamado "metamerismo luminoso" en que dos colores se ven iguales en un mismo foco de luz pero se ven distintos al variar las fuentes de luz.

O según su posición o situación como el "metamerismo geométrico" o posición angular.

También respecto al color, o la distancia que puede influir en el tamaño del color del objeto, a menor distancia mayor nitidez, a mayor distancia menor nitidez, en el caso último el también llamado ¨metamerismo de campo" en el que dos colores iguales pueden variar según la distancia.




7- LA REALIDAD DEL COLOR.

Como hemos comentado; decir que el color es un hecho subjetivo que no existe en la realidad y que es un producto del cerebro, ello no es suficiente para explicar la verdadera naturaleza del color y su esencia o causa cromática.


Aunque dos observadores vean un mismo color con distintos tonos; una cosa es explicar el fenómeno de porque no los vemos iguales. Y otra es explicar el porqué vemos colores aunque no sean iguales.

Decir que los colores no existen en la naturaleza de las cosas, tal vez no existan en la física natural de la materia, pero si en la estética natural de las formas.

El esfuerzo del receptor, es que a base de evolucionar el aparato visual, pueda llegar a percibirlos pero no ha crearlos. El cerebro del receptor ni crea ni inventa los colores. Su trabajo es desarrollar la percepción de la visión para poderlos ver, no para inventárselos. La evolución natural no admite creaciones o inventos de la nada.

Todo lo que se inventa, es a base de recombinar o reconstruir elementos, de una manera tanto consciente o incluso también de forma inconsciente, como en situaciones premeditadas dentro de la conciencia humana, o al azar o por casualidad, así como percibir accidentes o situaciones naturales que se producen dentro del mismo el universo.

El receptor a base de paciencia y esfuerzos puede llegar a construir elementos nuevos para mejor adaptarse en sus distintos estados y así percibir y diferenciar situaciones y circunstancias, puede inventarse elementos nuevos a base de recombinar los mas antiguos. En cambio los estados los puede llegar a percibir pero no puede inventarlos. En el caso del color, es imposible que sea un producto de él; ya que el color se manifiesta mas como un estado que como un elemento.

Que yo pueda ver los colores es un problema de mi adaptación visual para verlos, no es un problema del color en sí, igual que como no tiene que ver con la luz, tampoco tiene que ver con el observador. Una cosa es el color y otra es poderlos ver.

Así como percibimos la realidad absoluta de las formas materiales en nuestro entorno. El color se puede definir, como una realidad absoluta que existe en la naturaleza; que a diferencia de la materia se puede mostrar a su vez como una irrealidad relativa.

Como decía Josef Albers: " En la percepción visual casi nunca se ve un color como es en la realidad, como es físicamente. Este hecho hace que el color sea el más relativo de los medios que emplea el arte".

Nunca se ve un color como es en realidad sino en el momento en que se ve; ya que en otro momento de su situación se vería en otro tono o con distintas intensidades.

La materia puede ser incolora, pero el color puede ser transparente pero no incoloro, gracias a ello se complementan ya que el color interacciona con la materia produciendo el contraste cromático de las formas.

La contracción gravitatoria de la materia produce energía, la energía expande la luz, la luz ilumina la materia y el color. Ahora el color no es luz ni materia ni energía. ello no impide que se combinen unos con otros para que el universo pueda desarrollarse como tal.



8- EL COLOR DEL UNIVERSO.

Si el color es una apariencia física, ¿su propia estética cromática también lo sería?

Aunque físicamente el color se manifiesta dentro de una realidad aparente, su propia estética cromática es fundamental para definir y contrastar todas sus variantes del color. Por ello en el universo estético se nos puede mostrar, dentro de su vertiente de realidad más o menos absoluta o permanente, camuflado dentro de su propia vertiente de irrealidad más o menos relativa.

¿Podría haber una influencia o un significado paralelo que conectara la física de las formas con la estética cromática de las formas?

La estética del color podría influir con la realidad de las formas, manifestándose dentro de su propia apariencia relativa y su influencia, es detectada gracias al contraste que delimita, profundiza y realza las formas materiales que se propagan por el espacio.

El contraste cromático sería el punto de encuentro o de posible conexión, que diferenciara los límites de las formas, resaltando mediante sus tonos de color, una posible evolución material dentro de un fondo espacial que parece predominar en todo el universo.

El contraste cromático se produce cuando dos o más colores distintos resaltan sus diferencias de tonos, un rojo contra un amarillo por ejemplo. También cuando un mismo color tiene variantes de intensidad luminosa, lo que sería un contraste de intensidades de tono.

Si quisiera ahora intentar pintar o dibujar un mapa del universo para colorear y definir las formas figurativas, el contraste cromático es fundamental a la hora de determinarlas, diferenciarlas, definirlas y delimitarlas, aparte de dibujarlo con las herramientas adecuadas, necesitamos de los colores para pintarlo.

Vemos estrellas brillantes que iluminan el espacio oscuro, para pintarlas necesitaré de una gran cantidad de blanco, un poco de amarillo algunas pinceladas de rojo y algún toque de azul.

Para conseguir que resalten al máximo, me veo obligado a poner un fondo totalmente contrastado y opuesto. Si quiero pintar el fondo oscuro, me veo obligado a poner una gran cantidad de negro. Si nos acercamos a una estrella el fondo oscuro disminuirá, usaré cada vez menos cantidad de negro, en cambio necesitaré más blanco y cuando más me aleje será todo lo contrario.

Si ahora este mapa que estamos dibujando le dotamos de cierto movimiento, como imitando los desplazamientos de las estrellas, los puntos blancos al ser luminosos son emisores respecto a sí mismos, y tienden a difuminarse hacia la negrura de la oscuridad.

¿Pero que puede suceder con dicha difuminación?

Si por ejemplo tiramos una simple gota de un pigmento de color, en medio de un océano, lo más fácil es decir que a la larga desaparece, pero realmente no es así, en todo caso se mezcla, se difumina y se expande, la gota es absorbida y en consecuencia, expandida dentro de la inmensidad del océano.

Algo similar le ocurre a la pintura de mi mapa en movimiento, el blanco se difumina, es expandido hacia el entorno oscuro que lo rodea representado por el tono negro, el "llamado ausencia del color" que paradójicamente su tonalidad cromática en la estética del universo, coincide con mucha similitud, con el tono de la oscuridad del propio universo.

En el proceso cromático, los colores luminosos también llamados de síntesis aditiva, cuya mezcla o suma emisora dan como resultado el blanco. A diferencia de los absorbentes, también llamados de mezcla sustractiva cuya suma de colores dan como resultado el negro.

Los tonos de los colores tanto emisores como absorbentes, incluso extremos como el blanco y el negro, no impiden que puedan tener, un cierto matiz e intensidad propias.

Tanto un color negro absorbente extremo, como un blanco emisor extremo, por muy opuestos que sean entre ellos, dentro de la estética cromática siempre tendrán un tono más o menos concreto y por descontado una intensidad cromática de color.

Un color negro, aunque carezca de ausencia de luz, es indispensable cromáticamente. Sin él no podría completar el mapa cromático del universo.

Su opuesto el blanco, aunque pueda conservar toda su tonalidad emisora y sus variedades de intensidades de luminosas, poco podría diferenciarse si careciera de tonos opuestos, viviría en un universo dentro de una tonalidad emisora casi absoluta, ya que sus tono estaría limitado dentro de su propia luminosidad y como consecuencia de ello, habría poco contraste a su alrededor.

Aunque a nivel local pudiera ser factible; por ejemplo un cuarto cerrado pintado de blanco, además de estar totalmente iluminado con una luz constante, el propio cuarto podría convertirse en su propio universo personal, con tonalidades mayoritariamente luminosas y como consecuencia de poco contraste. Pero en el mapa estético del universo, no solo perviven los colores luminosos. Sino que conviven los colores aditivos con los sustractivos, manifestándose sus límites entre tonos mediante su propia diferencia de contraste.

Vemos que las diferencias que producen el contraste cromático, son fundamentales para pintar el mapa del universo. La mezcla de todos los colores aditivos o luminosos, que dan como resultado extremo el color blanco, junto con la suma de los colores sustractivos o absorbentes que dan como resultado su opuesto extremo, el color negro. Se manifiestan gracias sus variantes de tonos y de intensidad, de hecho es como si uno diera su razón de ser y justificara su existencia gracias al otro. Un tono blanco emisor, puede definir su contraste, al compararse con un tono negro absorbente y a la inversa.

Cada uno obra en consecuencia del otro.

Sus consecuencias son recíprocas, se complementan mutuamente uno entra y el otro lo recibe.

A diferencia de la construcción natural de la materia, que se muestra mediante fases o escalas evolutivas; la mezcla de elementos materiales producen situaciones nuevas, unos son consecuencias de otros, no han de ser siempre recíprocos y no tienen obligación de complementarse, los elementos pueden individualizarse y cada uno, evolucionar por su propio lado.

En cambio en un universo estético, no hay una evolución escalar, el negro no es una consecuencia del blanco ni al a inversa, sino que uno actúa en consecuencia o con motivo del otro, pueden mostrarse como tonos individualizados y con distintas singularidades o distinciones cromáticas. Al no haber un antes o un después escalar, evolucionan paralelamente. Este paralelismo da como resultado que las diferencias de color dentro de un universo estético, pueden ser extremadamente inversas pero no pueden actuar por separado; ya que para determinar sus diferencias cromáticas han de complementarse mediante su propio desenlace y conexión inversa opuesta y contraria.

Dentro de la escala cromática, no hay un antes y un después entre los colores, ellos no evolucionan por antigüedad, un rojo no es más viejo que un amarillo, evolucionan a partir de sus diferencias y variantes de color mediante sus mezclas y sus contrastes de tono. Se puede decir que el color actúa más como un estado que como elemento.

Las diferencias de los estados que definen los elementos materiales, los reproducen diversificándolos, en su forma de evolucionar, produciendo una transformación de los elementos.

Un mismo elemento se diversifica de manera distinta en diferentes estados, ya que no se comporta igual dentro de un estado sea sólido, liquido o gaseoso.

Las diferencias de color dentro de los estados cromáticos, perfilan remarcando las formas de los elementos, a partir de su manera de evolucionar, diversifican y diferencian las formas mediante el contraste, producidas por sus diferencias de tono.

Una misma forma se diversifica de manera distinta en diferentes situaciones de color, un cuadrado por ejemplo será idéntico de forma aunque cambiemos de color, pero su forma se diversifica al variar su intensidad de color ya que tendrá más o menos contraste, resaltará más o resaltará menos, según la diferencias de claridad u oscuridad que se entremezclan o interaccionan en su propio entorno.

Entonces para pintar el mapa, la intensidad luminosa, jugaría un papel primordial en la evolución de un universo cromático.

Cuando la intensidad luminosa se acentúa, los colores emisores se alejan de las influencias extremas del blanco y negro, acentúan su propio tono al máximo de su pureza propia que puedan llegar, se acercan a situaciones cada vez más absolutas.

¿Qué pasaría con el contraste al encontrarse un tono luminoso casi absoluto, con un tono oscuro absorbente?

Resaltarán el contraste de uno respecto al otro, su encuentro sería más efusivo, su emisión tardaría más en expandirse, pero a la larga también se difuminaría.

Pero realmente los colores emisores, tienen un límite de emisión. los puntos luminosos que había pintado en el mapa, han desaparecido, ya que la estrella modelo, que habitaba en el universo físico ha agotado toda su energía. Ello no impide que todo el blanco que había pintado antes a partir de la luminosidad de esta estrella, continúa expandiéndose por su fondo negro opuesto.




9- LA PERSISTENCIA DEL COLOR EN EL UNIVERSO.

"Y toda la luz ya no está y en cambio si que persiste la oscuridad. ¡Qué raro! ¿Porqué aguanta? Espero a que termine; pero sino traigo cerillas no hay forma de eliminarla. Llega un momento en que no tengo más cerillas pero la oscuridad vuelve a resurgir..."

Si comparamos una estrella con una cerilla, vemos que tienen un punto de coincidencia, llega un momento en que agotan sus reservas, ya que han difuminado gran parte de su materia en energía caliente y luminosa.

En el mapa cromático en movimiento los puntos luminosos que han desaparecido los voy supliendo con el color negro. Todo color emisor que había difuminado contra su propio contraste opuesto, antes de que desaparecieran su origen o forma emisora, lo continúo haciendo, ya que este o estos, siguen difuminándose, dentro de la absorción oscura, prevaleciendo esta como alternativa a la falta de luz.

En el mapa cromático, los colores luminosos por muy intensos y absolutos que sean al expandirlos, a la larga usaré cada vez menos blanco y como alternativa, cada vez más el negro.

De hecho nunca dejaré de difuminar blanco, pero su intensidad luminosa cada vez está más marcada por la cantidad de negrura que voy pintando, en contraposición cada vez tengo que pintar con más cantidad de negro; y su contraste en consecuencia, es cada vez más oscuro. Su intensidad iría en aumento, me vería obligado a pintar un tono negro con matices cada vez más absolutos.

En la física del universo la oscuridad no existe como tal, al no haber una explicación específica como ocurre con la luz. Se define que la oscuridad es simplemente ausencia de luz. En el universo cromático la oscuridad da una explicación, al especificarse mediante su similitud visual, con los matices que involucran el tono de negro de la propia oscuridad.

Cualquier color dentro de sus variantes de tonalidad en la escala cromática, pueden llegar a tener un punto de intensidad, en el que se hace patente su grado de saturación. Un color no luminoso puede carecer de saturación de luz, pero en contrapartida y como opuesto oscuro podría producirse una saturación absorbente de su propia negrura.

¿Entonces qué pasaría, si llegara a saturarse el color negro que pinto en mi mapa cromático?

El negro absorbe porque es oscuro, independientemente de que encuentre luminosidad; si lo comparamos con un aspirador mientras este, esté en funcionamiento. La acción de absorber, se hará patente encuentre o no alguna cantidad de polvo por tragar.

Si un color oscuro casi absoluto llegara a saturarse. La saturación ya no admitiría más intensidad de negrura. Presionaría o refrenaría a la intensidad absorbente. En contrapartida, mientras la oscuridad esté conectada con su propia negrura, igual que el aspirador no dejaría de absorber.

En el mapa cromático, una posible saturación del color negro, me impediría aumentar la intensidad de su propio tono, en consecuencia su absorción sería frenada por su propia presión saturada.

Los colores emisores difuminados, al sentir su entorno absorbente refrenado por la saturación, podrían ralentizar su propia su expansión emisora.

Ello permitiría que dentro de la propia negrura, algunas formas materiales de los colores emisores, se reagruparan mediante su propia fuerza de gravedad material. La fuerza gravitatoria atraería y re-comprimiría la materia para contrarrestar su propia expansión absorbente. Reactivaría su propio contraste, al reproducir su propia luminosidad emisora. La negrura de la oscuridad iría perdiendo saturación oscura a medida que vuelve a ser iluminada.

En mi mapa cromático volverían a reagruparse los colores luminosos, estos retornarían a difuminar los tonos de color emisores, en un fondo oscuro absorbente cada vez menos saturado a medida que se activa la iluminación emisora, pero como el fondo negro no puede dejar de absorber, volvería a saturar su negrura a medida que vuelva a difuminar y expandir la luminosidad de los tonos emisores.

En el mapa cromático la absorción de la negrura, es constante puede variar su intensidad y producir saturación, pero nunca dejar de absorber. En cambio los colores luminosos, nunca dejan de emitirse, pero su foco emisor tiene un límite al llegar a agotar su energía emisora en un momento dado.

La luz se difumina al consumirse el límite de la energía emisora, en cambio la oscuridad absorbe la energía luminosa, la absorción al ser constante no sufre desgaste, ello no impide que se produzca una interacción que pueda repercutir en su propio entorno, cuando su tono oscuro se satura dentro de su propia absorción, produciendo una presión cromática que podría repercutir cambios en la temperatura y como consecuencia de ello también en la materia la energía y ¿ 
cómo no ?  también con la luz.


Debido a ello sería la consecuencia de esta circunstancia; ¿por qué pagamos recibo de luz pero no de oscuridad?


Enric Rota Jovani

Pintor plástico y diseñador comercial.