viernes, 9 de septiembre de 2022


Metabolismo cromático del Cosmos 4ª parte.


Un posible funcionamiento del universo desde el punto de vista estético.

«Porque había caído finalmente en la cuenta de que a los colores, como fenómenos físicos había que encararlos primero por el lado de la naturaleza, si con respecto al arte se quería poner en claro algo sobre ellos…. "La teoría de los colores" de Goethe.

 


1- La cuestión del color como estado y no como efecto.

2- La parte subjetiva del color y el misterio de “Los Qualia”.

3- El tono negro de la oscuridad cosmológica y su relación con la temperatura.

4– Pendientes de la 2º parte:

– La fuerza del contraste cromático en la formas y el fondo cosmológico.

– Como influencia de la gravedad.-Su implicación con los agujeros negros.

– Como base para relacionar las Fuerzas fundamentales.

 

1- La cuestión del color como estado y no como efecto.

Si partimos de la base de que el color pudiera funcionar como un estado independiente, todo lo contrario de ser un efecto o una ilusión óptica inventado por el propio cerebro. Tal vez el problema de investigar sobre el origen del cosmos, es que la ciencia parece ser que no tiene en cuenta del todo, la propia realidad cromática del universo y su efecto  de interacción, respecto a las formas y fondos que nos rodean, en todo nuestro universo que nos envuelve. Se analiza el color como un estado irreal e ilusorio respecto a la visión de las cosas, a diferencia de cómo se le podría plantear desde un punto de vista estético, ya que estéticamente partimos de su propio decorado natural, que está compuesto de formas y fondos contrastados cromáticamente , es decir cómo y porqué  lo vemos con una serie de características visuales más o menos definidas y que finalidad tiene al verlo de una forma concreta y determinada. Intentar hacer un posible estudio a partir de su decorado estético y de una posible interacción cromática dentro del universo mismo  

El hecho físico analiza el color como un hecho irreal e ilusorio, es decir que no existe en la propia realidad de las cosas, acepta la realidad de la materia aunque esté catalogada como un estado totalmente incoloro, en contrapartida aceptan la visualización del color para analizar por ejemplo la composición material de un estrella; y en cambio no aceptan su propia realidad cromática, posiblemente el hecho de no poder comparar las cualidad real del color, como se compara la cualidad real de la materia, ya que lo cromático no se puede identificar, sintetizar o analizar cómo se hace con la propia materia en si.

Se reconoce la materia como una realidad existencial, en cambio no se reconoce la propia realidad del color, catalogado o relegado como una irrealidad ilusoria inventada por él cerebro, ya planteado en los capítulos anteriores, de todas formas miraremos de indagar un poco más en el tema, teniendo en cuenta que no se trata de contradecir ningún hecho investigado por la ciencia sobre la física cromática del color, sino indagar en cómo podría interactuar como un estado independiente dentro de la naturaleza que nos rodea y su proceso de interacción cromática dentro de un universo estético.

«Dentro del cerebro existe una región nominada “Centro del color” ver: (Centro del color Corteza visual primaria y Procesamiento… https://hmong.es) que parece ser que es la responsable, de la percepción visual y del procesamiento cortical de las señales del color recibidas por el ojo, dando como resultado final la visión de los colores. Se supone que el centro de color en los seres humanos, se sitúa en la zona nominada lóbulo occipital ventral formando parte del sistema visual, además de otras áreas responsables de reconocer y procesar estímulos como caras, palabras y objetos».

El centro del color procesa el color de todas formas parece que no especifica exactamente como lo produce ni como se produce.

Si el sistema visual, procesa las caras tal como las ve, las palabras tal como las lee visualmente y los objetos tal como son, también participa en el procesamiento de la forma, curvatura, orientación, movimiento y profundidad, en cambio el color si no existe en la naturaleza; ¿Cómo lo procesa?

El cerebro nos puede engañar visualmente mediante espejismos o efectos ópticos, podemos desbordar nuestra imaginación, producir fantasías y realidades fantásticas más allá de su propia realidad, ejemplos demostrados de sobra en el arte, en el cine y en la literatura, teniendo en cuenta que el cerebro procesa toda esta fantasía, siempre en base a lo que ve a visto o recuerda en su memoria visual, descompone, recombina, estructura y reconstruye sucesos nuevos, todo ello es posible a que el cerebro puede desbordar la imaginación, gracias a unas bases ya establecidas que le marcan su propio entorno, mediante los procesos que se producen a través de los sentidos, en el caso del sentido de la visión. procesa y combina nuevas imágenes, siempre a partir de unas imágenes bases que se producen en su entorno visual, el cerebro no puede procesar una imagen, sin una base establecida.

Una base establecida se produce, al procesar cualquier situación concreta y determinada a partir de unas o varias situaciones, que se forman a partir de una reconstrucción del exterior en la base interna del cerebro, este puede captar la esencia  del entorno en que está supeditado, acumular información de las circunstancias que pueden afectar su desarrollo de supervivencia y conocimiento, a consecuencia de ello, producir la conciencia que es un cúmulo de informaciones, empezando primero por una conciencia biológica, es decir una conciencia puramente de supervivencia, para luego desarrollar, una conciencia del reconocimiento de su entorno, desprendiéndose más de la super y acercándose más a la vivencia del porque de la existencia de las cosas. La conciencia se desarrolla siempre por unas bases marcadas por el cerebro estas bases me dicen si por ejemplo, en el caso de visualizar un cuadrado o una circunferencia podemos deducir una geometría completa de las formas, sin ellas no se podría deducir la geometría.     

Entonces partiendo de ello:

¿Cuál sería la base o circunstancia externa o interna  del propio sujeto que establece el proceso del color?

¿Cómo circunstancia base, la luz sería la culpable de ello?

¿El color sería un proceso o una consecuencia de la luz?

Si no hay luz no vemos los colores, realmente es cierto, en la oscuridad no vemos los colores, como tampoco veremos un árbol o una casa, la pregunta es: ¿La luz produce el árbol o la casa? o solamente su función es iluminarlas, tanto el árbol o la casa están allí haya luz u oscuridad, como consecuencia de ello parece que la luz solo ilumina y no produce ningún árbol o casa.

También podríamos decir, que en la oscuridad el árbol y la casa continúan estando allí en cambio los colores desaparecen, hay que tener en cuenta que el mundo cromático no es un mundo material, además de ser el estado más relativo que existe en la naturaleza, incluso puede llegar a ser más relativo que el mismo espacio-tiempo, ya que a este mismo se le puede definir dentro de unos patrones bases más o menos establecidos. En cambio el color, aunque se puede clasificar dentro de un orden cromático de tonos, matices y demás intensidades luminosas, carecen de un patrón base que lo determine, un tono cromático se ve exactamente en el momento en que se ve, pasado este tiempo de visión, el cerebro no tiene suficiente memoria para guardar el tono, como si de una fotografía se tratase, tendrá el recuerdo de un rojo que ha visto pero no puede recordar su tono exacto, por eso los colores solo se dejan ver de una forma relativa a diferencia del árbol y la casa que no dejan de ser formas más o menos absolutas tanto en la luz como en la oscuridad.

En el caso de los colores si estos fueran una propiedad intrínseca de la luz estos por si solo iluminarían, en cambio parece que es al revés, es la luz que ilumina el color, por ejemplo; en un cristal transparente con pigmento rojo si enfocamos la luz en la pantalla se vería con fondo rojo, es la luz que ilumina al rojo, el rojo al igual que el árbol o la casa simplemente se deja ver.

Gracias a la luz vemos los colores, aún así podríamos pensar que la luz sin los colores no tendría razón de ser, irradiaría pero no iluminaría, aunque chocara con la materia esta no alumbraría, el sol y las estrellas las veríamos incoloras, ya que si no existieran los colores no habría una base cromática que iluminar, la luz al interaccionar con la materia sino percibiera los colores no diferenciaríamos el contraste entre las formas y los fondos.

La función de la luz tampoco tiene nada que ver con el calor, la luz ilumina no calienta, el calor es la energía que produce la interacción de distintos cuerpos con diferentes temperaturas, el sol produce calor y luz, lo que realmente calienta es la presión gravitatoria que produce la materia del sol, también puede haber calor sin luz, todo cuerpo sea luminoso o no también genera calor, a partir de cierta temperatura se produce la incandescencia, entonces es cuando surge la luz que es el caso del sol.

¿Entonces que implica el hecho de iluminar de la luz?

La función de la luz permite visualizar el contraste cromático entre los fondos y las formas, la interacción de lo claro contra lo oscuro, «Goethe» no veía la oscuridad como la ausencia de luz sino como una forma de interacción con la luz.

La luz se complementa con la oscuridad, es como si una diera razón de su existencia gracias a la otra, al  tener que convivir con un  estado opuesto y totalmente contrario a ella,  ello le permite diferenciarse con la propia oscuridad, dando como consecuencia de esta, el contraste que permite a los colores, producir variedad de tonos y de brillos, en sus distintas escalas de luminosidad de claros y oscuros y como consecuencia de todo ello, también su posible saturación cromática. Un exceso de luminosidad produciría un efecto contrario de saturación, respecto al efecto que produciría una saturación dentro de un tono de color totalmente oscuro.

Más adelante explicaremos con más detalle lo relatado en los capítulos anteriores, el efecto que podría producir una posible saturación cromática, dentro de un universo visto desde un punto de vista estético cromático.

Tanto el color como la luz, la oscuridad y el calor, son estados independientes, no es que uno sea consecuencia del otro, sino que se complementan entre si para producir el engranaje que activa el funcionamiento del universo.

El cerebro puede captar la luz, la oscuridad y el calor mediante una serie de mecanismos neuronales, los puede procesar en su interior, gracias a que parte de una base externa; la luz, el calor y la oscuridad son causas exteriores que se producen fuera del cerebro, en cambio si el color no es luz ni oscuridad ni calor. ¿Con qué base, patrón o punto de partida produce o crea el color el cerebro? Relegarlo a un efecto ilusorio o irreal no explica la base real del mundo cromático, para el cerebro sería más fácil procesarlo si se viera como una causa externa, similar a como procesa a la misma luz, la oscuridad y el calor.

Si partimos que el  color no es una característica propia de la luz , de la oscuridad y del calor; su propia realidad relativa permite la variedad de intensidades lumínicas de los distintos tonos de color visibles, si se vieran solamente dentro de una  realidad absoluta no habría interacción cromática y no se producirían los contrastes. La paradoja de «Olbers» sería un ejemplo de como sería un universo visualizado con una cromaticidad totalmente absoluta, todo a nuestro alrededor sería del mismo tono, no habrían contrastes. La paradoja establece que si en universo infinito y estático, mirásemos hacia un punto del universo en línea recta, siempre estaríamos alumbrados por alguna estrella, como consecuencia nuestro entorno sería de una luminosidad uniforme, no habría contraste, el tono absoluto que produciría una luminosidad total no podría con otros tonos distintos, por suerte el universo no funciona así. Incluso el mismo «Poe» dedujo y escribió una versión similar del universo, parece que lo relató, incluso sin conocer la propia paradoja de «Olbers». 

Lo que es infinito es el espacio o fondo que rodea a las estrellas,  a su vez es también totalmente inestable, no tiene nada de estático, ya que produce y activa la  separación, expansión y difuminación de las estrellas. La paradoja de «Olbers» no se produce, gracias a que el fondo que rodea las estrellas producidas por le Big-Bang; el fondo oscuro las expande, las aleja y las difumina, la absorción que produce el tono negro de la oscuridad circundante, podría ser la causa de dicha expansión, cuando las estrellas más se expanden y se difuminan, más aumenta la oscuridad, como consecuencia de ello, el tono negro es más intenso, por tanto la absorción aumenta acelerando cada vez más la expansión de las formas materiales.

La versión de un universo finito cae en el error al no tener en cuenta que toda forma necesita de un fondo para manifestarse, todas las estrellas que surgieron del Big-Bang, es cierto que tuvieron un comienzo en un momento dado más o menos relativo, si partimos de la base que la materia se transforma pero no se destruye, lo que marco el Big-Bang, fue el recomienzo de la expansión de la materia no el nacimiento de la materia. De hecho si no hubiera un espacio el Big-Bang no podría manifestarse, el error en cuando se hace referencia al universo visible, es no tener en cuenta el espacio donde se produce todo ello. El Big-Bang tuvo que producirse en algún lugar, este lugar ya estaba cuando se produjo. Decir a sí mismo que el espacio-tiempo nació a partir del mismo Big Bang, podría ser un error; ya que incluso el espacio-tiempo necesita de un lugar para manifestarse, un espacio sin un lugar donde situarse, no podría producirse, como consecuencia el tiempo y el espacio no tendrían sentido. El universo visible solo hace referencia  a lo que vemos, el espacio que ocupa va más allá de nuestra visión, este no se limita solo a lo que vemos. Lo finito es lo que limita nuestra vista dentro de él, no del universo en sí. El Big-Bang no salió de la nada ni produjo el espacio ni el tiempo, ya había un tiempo y un espacio antes del él. El Big-Bang fue el resultado de una interacción entre el fondo y las formas, el no creó nada, simplemente reactivó la energía difuminada y enfriada de toda la materia expandida dentro de un universo totalmente oscuro, en calor. Hay que tener en cuenta que el Big-Bang se produjo en todo el espacio no solo en un punto del espacio, las estrellas y galaxias, están difuminadas en el espacio por todas partes. Cuando intentamos observar el origen del universo, lo que tenemos en cuenta es la distancia para llegar al principio de su propio comienzo, miremos donde miremos el hecho se produce en cualquier parte, no hay una referencia ni un punto en concreto ni determinado, en todo el universo en que pudiera surgir el Big-Bang y todo su universo visible, como hemos comentado la famosa explosión se produjo en todo su espacio oscuro..

Más adelante miraré de tratar lo mejor posible y con mejor detalle, la posible complicidad cromática, como una función fundamental más, dentro del engranaje que se producen en las formas y su interacción con el fondo, también su consecuencia y repercusión en el momento producirse el Big-Bang.

¿ Entonces donde reside la independencia del color con la luz? 

El color se complementa con la forma anteponiéndose a ella, es decir la forma puede cambiar de color en un momento dado, aun así siempre necesitará de un color para manifestarse, el hecho de anteponerse implica que cuando visionamos un objeto transparente, este siempre estará supeditado a un fondo concreto, en todo su alrededor y entorno, si miramos a través del objeto transparente, desde cualquier ángulo de nuestra visión, siempre habrá un fondo que lo delimite, un ejemplo sencillo sería, si mirásemos el objeto transparente delante de una pared blanca; la transparencia del objeto está supeditado al tono blanco de la pared, es decir toda transparencia, está supeditada y delimitada respecto a un fondo y en consecuencia a un color o colores concretos, todo objeto transparente o no, siempre está supeditado para manifestarse, con un fondo siempre cromático. Toda forma necesita de un fondo para manifestarse, sin el perdería todo sentido como propiedad concreta de situación y lugar. El hecho de que una misma materia, pueda cambiar de color en un momento dado, implica su propia independencia como elemento material respecto a su estado cromático, sino fuera así, no habrían cambios de tono en todo nuestro alrededor. 

La luz al ser producto de una forma material, el color también se complementa con la luz, anteponiéndose a ella, es decir la luz puede variar un tono de color en un momento dado, aun así siempre necesitará iluminar un tono de color para manifestarse, como hemos comentado anteriormente, si su iluminación no alumbrara, no podría manifestarse como tal, la luz pasaría totalmente desapercibida, sería una luz sin filtrar con el entorno, nuestro universo sería totalmente oscuro. La luz puede variar la intensidad luminosa del tono de color en un momento dado, un mismo tono puede tener distintas intensidades luminosas. La intensidad luminosa es una propiedad de la luz, en cambio el tono es una propiedad cromática del color independientemente de la intensidad de luz que pueda recibir.

¿Y si el color fuera el resultado de una reacción química o física del cerebro?

Si analizáramos el color, como una reacción física o química del cerebro, tendría componentes o residuos materiales, orgánicos, biológicos o cualquier componente celular, atómico, partícula, onda, frecuencia o vibraciones, debidos a posibles cambios de energía y temperatura, observamos que dentro del mundo cromático, los únicos componentes que podemos observar aparte del contrate con otros colores, son su tono o matiz, su brillo o su intensidad y su saturación. Una reacción física o química del cerebro, de entrada se produciría como una causa interna del sujeto, las reacciones que se producen en las partículas y órganos, tanto visuales como del cerebro, son para poder llegar a visualizar el mundo cromático al máximo de sus posibilidades, paralelamente a como reaccionan otras partículas para sentir el calor, el tacto, el olor, la luz y la oscuridad. 

Para el hecho interno del sujeto, le es más fácil aceptar e identificar mediante los sentidos, la luz el calor y la oscuridad como una causa externa de su propio ser, en cambio le cuesta aceptar la realidad externa e independiente del color, de entrada porque no puede guardar un patrón concreto en la memoria de un color determinado, solo es concreto en el momento en que lo ve, ello es debido a que el sujeto se enfrenta, con el estado más relativo que pervive en el universo. Si no fuera así no tendríamos interacciones y contrastes entre los fondos y las formas. El color no es una reacción intrínseca del la física y química interna del cerebro, o una propiedad única y exclusiva de los sentidos del sujeto, cuando vemos una flor llamativa, el color que observamos, no es un producto nuestro, es un producto que produce la flor para su propio beneficio y supervivencia, nosotros no lo producimos, lo captamos con nuestro sentido de la visión, como hemos comentado, simplemente se deja ver, gracias a la reacciones neuronales del cerebro, el simple hecho de poderlo visionar, ya es un gran «que» del cerebro, este esfuerzo ya le ha costado miles en incluso millones de años de evolución para reconocer nuestro entorno y así poder llegar a verlo. Es cierto que cada tono de color, tiene una frecuencia y longitud de onda que lo caracteriza y diferencia, de los demás tonos, la energía emitida por la luz, interacciona con la materia absorbiendo unas partículas y emitiendo otras, el color se visualiza, al impactar la luz con la materia, el átomo actúa como fondo de impacto de la luz, las partículas que pueden pasar continúan, las que no rebotan y vuelven, el mecanismo visual permite a las que retornan, se puedan se ver cromáticamente; gracias a que el color actúa de fondo, las partículas de la frecuencias de ondas visibles se pueden visualizar cromáticamente, la luz de hecho es incolora, puede iluminar gracias a un fondo cromático que la delimita al filtrarse con la materia, sino hubieran estos fondos de impactos cromáticos, la luz no se filtraría y no habría interacción luminosa, solo le quedaría ser absorbida por el fondo oscuro de su entorno y no permitiría visualizar los colores, sería un universo con luz que se propagaría pero no iluminaría. La luz y la oscuridad precisan de un fondo cromático para manifestase, gracias a que el color se antepone a la forma, el fondo de color, da sentido a la construcción visual de la forma, mediante el contraste  y diferencia de tonos que se producen en todo su entorno. El color es un complemento más para que todo el universo pueda funcionar junto con la luz, la oscuridad, el calor y la materia.

La independencia del color con las formas se puede representar mediante la técnica denominada «rivalidad binocular» ya comentada en el capítulo anterior, estudia el análisis de como procesa el cerebro la información de los colores y como visualiza  la percepción con la formas de los objetos:

( Ver: https://tendencias21.levante-emv.com/el-color-es-construido-por-el-cerebro-de-la-misma-forma-que-las-palabras_a3683.html )

La «rivalidad binocular» nos permite experimentar como el color se antepone a la forma, ya que para la percepción visual, le es más fácil conservar el color que la forma en sí, en la «rivalidad binocular» en un momento dado, desaparece una forma concreta, aún así  su propio color continua visualizándose en otra forma distinta de la que estaba. Antes se pierde la forma que el color, ello es debido a que la forma no puede ser visualizada sin un color concreto, para poder ser visualizada el color necesita anteponerse a ella, algo similar a como un pintor no puede pintar formas sin colores.

Un detalle que me hizo reflexionar sobre el artículo de «tendencias 21» es el procesamiento similar de los colores con las palabras.

Gracias a la luz percibimos los colores, como gracias al sonido construimos las palabras, es cierto que sin los procesos cerebrales no podríamos comprender ni lo uno ni lo otro en su forma de percibirlos, sin embargo hay una diferencia de procesamiento respecto al color y la palabra.

Las palabras son un conjunto de sonidos que se construyen, mediante un código (alfabeto) clasificado y ordenado de distintos tonos de voz, dando significado a un lenguaje concreto. 

Los colores son tonalidades que se producen de forma espontánea y natural, es decir no se han de construir mediante un código como las palabras, los colores se ven o no se ven, son lo que hay tanto estemos en reposo como en movimiento. Newton al descomponer la luz, no tuvo que construir los colores como las palabras, simplemente se los encontró.

Ello es debido a que el color es un proceso natural, es decir se produce fuera del cerebro, a diferencia de las palabras que se construyen como un proceso natural interno dentro del cerebro, partiendo de una base externa como es el sonido.

– Color proceso natural externo fuera del sujeto, el color se encuentra no se construye.

– Palabra proceso natural interno dentro del sujeto, las palabra se construyen no se encuentran.

– Los colores no se crean ya que no hay una base clara que los produzcan, en cambio las palabras se pueden crear gracias ha que hay una base que las produce que es el sonido.

El hecho de decir que el color es un producto fabricado por nuestro cerebro, ver: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2011/08/110809_colores_ver

Pone como ejemplo de que la luz puede tomar cualquier color en nuestra mente, partiendo de los cambios de color que se producen en un mismo tono de color.

Por lo que parece ser; es que en los ejemplos visuales que expone, no se tiene en cuenta la influencia de los fondos cromáticos, que conllevan dichos tonos de color. En contraposición pondré este  ejemplo visual ya expuestos en la primera parte de mi trabajo:

FOTO

El mismo tono de gris de los puntos centrales de las figs. A y B, varían varían visualmente al mirar fijamente la x del medio que está entre los dos. Aunque comparten la misma luz, lo que engaña al cerebro, son los fondos cromáticos que rodean los puntos centrales del mismo gris, en este caso los fondos son opuestos blanco y negro respectivamente, ello es debido al efecto de interacción de fondos a partir de un máximo contraste. El cambio de tono no lo produce el cerebro, sino los fondos inversos de los cuadrados que rodean el mismo punto gris. 

El cerebro no produce ni fabrica los colores, simplemente los visualiza, son los fondos de color que engañan al cerebro y le hacen ver un tono distinto cuando es el mismo tono.

En el caso de la de las figs. C y D lo que engaña no es el tono sino el tamaño de los cuadrados. 

El fondo blanco emite por emanación, es decir desde dentro hacia afuera, debido a que refleja y reemite todas la luz que recibe, en cambio el fondo negro emite en absorción, es decir desde fuera hacia dentro, debido a que absorbe toda la luz que recibe. 

El punto gris se ve más oscuro al estar sobre un fondo más claro, a diferencia de estar sobre un fondo más oscuro que se verá más claro, ello es debido a la fuerza del contraste cromático que se produce en sus tonos opuestos, produciendo a su vez una reacción totalmente contraria en sus respectivas diferencias tonales.

La diferencia en los contrastes de tonos es independiente de la intensidad luminosa que recibe. Es decir, el tono es una propiedad cromática del color, a diferencia de la intensidad luminosa, ya que si esta es una propiedad de la luz. Más adelante en los capítulos siguientes, intentaré explicar con mejor precisión el modelo cosmológico ya mencionado en capítulos anteriores, a partir del cual la fuerza del contraste cromático y sus efectos, podrían producir una posible presión cromática, al llegar a un punto de saturación de sus tonos opuestos y extremos; y el efecto contrario que produciría dicha presión dentro de una emisión adsorbente del tono oscuro, respecto a una emisión reflectora de un tono claro.

De momento la causa o explicación del origen del color dentro del ámbito que ocupa en sus distintas especialidades, tanto científicas, como neurológicas, filosóficas o artísticas, han avanzado mucho en sus respectivos campos, en relación a sus consecuencias y efectos, en cambio su posible causa u origen cromático, continua siendo un misterio para todas ellas.


2- La parte subjetiva del color y el misterio de "Los Qualia”.

Los Qualia es por definición la capacidad de tener experiencias personales, de una forma subjetiva, es decir la sensación personal que nos hace creer o sentir ciertas experiencias, incluso sin haber experimentado dichas experiencias previamente, la  sensación subjetiva es espontanea e intrínseca de cada individuo, y surge a partir de las vivencias personales y únicas, que puedan producirse en entornos o circunstancias, que influyen como sensación única y personal dentro de la percepción del sujeto. 

Continuará....




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario